Compartir

yoga embarazoEl yoga prenatal es muy buena opción para mujeres embarazadas que buscan una forma de mantenerse en forma sin que el feto corra riesgos y que además les permita relajarse. Pero estos no son los únicos beneficios, existen otros que afectan a su bebé:

Beneficios de practicar yoga durante el embarazo

El yoga durante este periodo puede verse como otra forma de clases de preparación para el parto donde se realizan estiramientos y se presta especial atención a la respiración.

Recientes estudios confirman los siguientes beneficios:

  • Reduce el estrés y la ansiedad que se da en algunas mujeres durante el embarazo.
  • Reduce el dolor de espalda producido por el aumento de peso.
  • Incrementa la fuerza, la flexibilidad y la resistencia de los músculos que se utilizan durante el parto.
  • Ayuda con las nauseas.
  • Disminuye el riesgo de parto prematuro y la hipertensión a causa del embarazo.
  • Mejora el sueño y reduce el insomnio, lo que afecta directamente al cansancio.

¿Hay estilos de yo que no se recomiendan durante el embarazo?

El yoga engloba muchos estilos, unos más duros que otros. Lo recomendable en este caso es decantarse por el yoga prenatal propiamente dicho o por el suave (hatha). Si nuestro instructor de yoga no domina estos estilos o estos no se practican en el lugar donde vamos a dar las clases es preferible comentarlo a nuestro instructor y buscar una alternativa.

Pautas de seguridad básica

Si bien el yoga suave o prenatal no es una deporte muy exigente ni implica contacto físico siempre es recomendable tener en cuenta algunas medidas de seguridad:

  • Hable con su ginecólogo antes de empezar a tomar clases de yoga. En función del nivel de riesgo de su embarazo este le puede recomendar que no haga ningun ejercicio, incluido el yoga para embarazadas.
  • Sea realista con sus objetivos. Estás embarazada y 30 minutos son más que suficiente para mantenerse en forma durante esta etapa. Tampoco sea demasiado exigente mientras dure la sesión, si le cuesta hablar, es que se está esforzando demasiado.
  • Manténgase en lugares con temperaturas adecuadas y tome agua. Son muchos los gimnasios donde la temperatura es muy elevada, y estos no son el lugar ideal para que una mujer embarazada haga ejercicio.
  • Evite ciertas posturas. Será el instructor el que le recomiende cuales son los cambios que debe realizar en algunas posturas y cuales no debe realizar. Estas serán sobre todas aquellas donde la curvatura normal de la espalda se ve afectada y las posturas invertidas donde las piernas están por encima del corazón.