Compartir

yoga belleza¿En cuántos aspectos puede beneficiarnos el Yoga? Desde afinar la cintura a prevenir las varices; las virtudes de esta técnica son casi infinitas. Pero sobre todo se trata de una disciplina para promover la relajación, precisamente en un momento en el que la vida de la mayoría está caracterizada por la tensión y el estrés.

La lista de patologías que pueden tratarse con el yoga se alarga de forma increíble: asma, parkinson, diabetes, artritis, osteoporosis, depresión, fobias, etc. Pero principalmente se trata de una forma para luchar contra el estrés y aprender a relajarte. ¿Lo intentamos?

El yoga consiste en adoptar ciertas posturas que sirven para tonificar los músculos y revitalizan los órganos internos. Utilizando la respiración se pretende controlar el cuerpo y la mente. Los principiantes deben empezar con una serie de ejercicios muy sencillos que se repiten muchas veces y progresivamente se van haciendo más complejos, además también se va aumentando el tiempo de cada uno.

Lo ideal si no se conocen las principales técnicas es practicarlo en un centro especializado. Hay que recordar que está prohibido para todos aquellos que han sufrido traumatismos en la espalda, y que por tanto tienen afectada la flexibilidad.

Partiendo de la premisa que la belleza externa es un espejo del interior de cada persona, el objetivo del yoga es mejorar por dentro y por fuera, es decir conseguir la belleza en el cuerpo y también en el alma. Para ello pretende abarcar todos los aspectos de la vida: espiritual, mental, emocional y físico. Existen diferentes formas de yoga:

  • Hata yoga: se decanta más por el aspecto físico, por lo que insiste en las posturas (asanas) y las técnicas de control de la respiración (pranayama). Es el más habitual en la sociedad occidental.
  • Raja yoga: destaca el aspecto mental, especialmente la meditación.
  • Gnana yoga: pretende incidir en la vertiente espiritual de cada persona para que ésta pueda alcanzar la paz interior y la felicidad.
  • Karma yoga: quizá uno de los menos conocidos en nuestro país, el karma yoga conciencia sobre la responsabilidad social de cada persona.

Las claves del Yoga

  1. Posturas. No hay que ser contorsionista para practicar el yoga. La flexibilidad se consigue con el tiempo. Para los principiantes mejor empezar por las posturas fáciles.
  2. Respiración. Es esencial saber respirar utilizando el diafragma. Hay que recordar que una respiración abdominal suelta equivale a un estado de calma interior. Un consejo: las prendas ajustadas dificultan la respiración por lo que algunos expertos consideran que el grado de ansiedad y agresividad aumenta.
  3. Dieta. El yoga concede una importancia extraordinaria a la alimentación. Aconseja consumir productos naturales y evitar la carne, el tabaco, el alcohol… En definitiva, postula que es muy difícil conseguir un cuerpo sano y esbelto si no se cuida la cantidad y calidad de la comida.
  4. Relajación. Una de las principales virtudes de esta técnica es que enseña a mantener el cuerpo y la actitud de un modo distendido, ayudando a ahorrar energía y relajarse.
  5. Meditación. El objetivo es mantener la mente sosegada y acabar con la ansiedad. Resulta básica para conseguir eliminar la huellas de tensión del rostro y es uno de los caminos para alcanzar la relajación.