Compartir

vitanima d y crecimientoDurante la adolescencia es fundamental ingerir grandes cantidades de calcio. Pero para que el cuerpo absorba esta sustancia, también es necesaria mucha vitamina D. La forma más fácil de incorporar esta vitamina al organismo es a través de los rayos solares. Sin embargo, el actual estilo de vida de los jóvenes puede producir un déficit de vitamina D y, en una situación crítica, puede haber graves consecuencias.

Durante el verano, los dermatólogos aconsejan tomar el sol con cremas protectoras. Es una forma de evitar el cáncer de piel. Pero, de este modo, no se absorbe vitamina D. Durante la infancia y la adolescencia esta vitamina ejerce una función vital, ya que ayuda a que el organismo absorba el calcio necesario para un buen desarrollo.

Sin vitamina D suficiente, el cuerpo no absorbe las grandes cantidades de calcio esenciales para el crecimiento. Entonces, el cuerpo se predispone a desarrollar raquitismo, enfermedad relacionada con el debilitamiento óseo, e incluso osteoporosis, a largo plazo.

De hecho, según el doctor Michael Holick, especialista en vitamina D de la Universidad de Boston (Estados Unidos), existen algunos estudios que relacionan la falta crónica de vitamina D con algunos tipos de cáncer, diabetes e hipertensión.

A pesar de la importancia de tener suficientes recursos de vitamina D, el déficit de esta sustancia suele pasar desapercibido y, normalmente, se detecta cuando el enfermo ya se encuentra en una situación grave.

El doctor Holick propone como posible solución que los niños tomen el sol sin protección de forma regular durante unos diez minutos varios días a la semana. Además, los expertos aconsejan que se realicen más actividades al aire libre y se ingieran alimentos ricos en vitamina D.