Compartir

sol de media nocheEs temporada alta en las alturas. Estos días el Norte vive su mejor etapa: el sol de medianoche ilumina las fiestas continuas de quienes se desplazan hasta el Círculo Polar Ártico para ver a nuestro Lorenzo jugar a rebotar en el suelo una y otra vez.

La parte más alta del hemisferio Norte asiste durante unas semanas a uno de los fenómenos más fascinantes del Planeta. El sol de medianoche sirve de reclamo y después el visitante, cuando ya está harto de tener los ojos abiertos toda la noche cual lechuza, aprovecha para descubrir las bellezas que le rodean. No son pocas: lagos en Finlandia, fiordos en Noruega y archipiélagos en Suecia. Siempre agua y sol, y todos esos pájaros que se nos han adelantado y ya están veraneando en Escandinavia después de pasar el invierno en Doñana.

Las guías sobre la península más septentrional de Europa suelen incluir junto a la descripción de sus ciudades las fechas en las que puede admirarse el sol de medianoche. Las más norteñas disponen, lógicamente, de más días de luz perpetua y comienzan algo antes, a mediados de mayo, pero en cualquier caso junio –e incluso agosto- son temporada alta en este sentido. Así que, en el fondo, se trata, simplemente, de escoger país si tenéis pocos días. Las tres posibilidades os obligan a hacer un gran recorrido en bus, tren o coche hacia el norte, porque resulta que las capitales –Oslo, Estocolmo y Helsinki- se encuentran, curiosamente, en el sur.

Por supuesto existen vuelos internos, pero no son precisamente baratos. Nada lo es en Escandinavia, por lo cual os aconsejamos reservar con antelación antes de marchar al Circulo Polar Ártico a ver el solo de medianoche, ya que después las plazas escasean y los precios espantan. Algunos valientes optan por las tiendas de campaña, pero entonces llevaros un buen saco, porque las noches refrescan por mucho que luzca el sol. Por algo las buenas mantas se llaman nórdicas.

Cuando os digan el precio de los desayunos no os asustéis, porque lo cierto es que compensan. Suelen ser buffet libre e incluyen desde salmón hasta albóndigas de reno pasando por multitud de mermeladas y cereales y müeslis de todo tipo. Por último os recomendamos cambiar moneda, porque sólo en Finlandia podréis utilizar euros. Suecia no se adhirió a la moneda única y Noruega no pertenece a la Unión Europea.