Compartir

viajar a beijingBeijing, también conocida como Pekín, es la capital de China, país donde actualmente vive un cuarto de la población del planeta. Su tradición no violenta contrasta con las numerosas guerras en las que se ha embarcado Occidente a lo largo de la historia para solucionar sus diferencias.

Beijing, situada al norte del país, tiene una población estimada de 18.000.000 habitantes. Es la segunda ciudad más grande de China después de Shangai. Principal metrópolis comercial e industrial, al mismo tiempo es centro político, intelectual y cultural. Fundada hace más de 2.000 años, Beijing ha sido la capital de China durante los últimos 700 años. Su clima, caluroso en verano y frío en invierno.

Bejing está formado por dos grandes secciones antiguas en el centro de la ciudad y una serie de barrios industriales, residenciales, industriales y administrativos construídos a las afueras a partir de 1949. La parte antigua de la ciudad incluye la sección interior del norte, contruída entre 1409 y 1420 y la sección rectangular del sur, construída entre 1521 y 1566. La sección interior tiene como nucleo la Ciudad Prohíbida, construída entre 1412 y 1912.

Entre sus muros vivía la familia imperial y ningún ciudadano ordinario podía trasparsarlos por ningún motivo. Era el lugar sagrado de la China imperial y tradicional. Más allá de la Ciudad Prohibida está la Ciudad Imperial con sus edificios administrativos, templos, jardines, palacios y parques. En su periferia, se pueden encontrar barrios de clase alta y algunos mercados. A pesar de las numerosas reconstrucciones, Beijing conserva todavía gran parte de sus monumentos, palacios, templos y otros vestigios de su pasado imperial.

La forma de ser pacífica de los chinos parece estar enraizada en su tradición musical. Como Herman Hesse dijo, la música de una nación es fiel reflejo de sus dirigentes. Una de las mejores maneras de comprender China es a través de su música. El sonido de Beijing es el sonido de la Opera China. Conocida como la Opera Nacional, la Opera de Beijing se fundó en el siglo XVIII. Es síntesis de una acción estilizada, canto, diálogo, mimo, combate acrobático y baile que suele representar historias de pocos personajes que expresan sus sentimientos de alegría, pena, ira, felicidad, sorpresa, miedo y tristeza. De todas las óperas chinas es la más influyente y representativa.

Se distinguen dos tipos de representaciones: las obras costumbristas, en las que domina el canto, y obras de espíritu marcial, donde el canto se combina con las más diversas acrobacias. Dos orquestas compuestas de instrumentos de cuerda y percusión acompañan a los cantantes. El “jinghu”, instrumento de dos cuerdas, es el equivalente del violín en las orquestas occidentales. En casi todas las representaciones hay cuatro tipos de personajes: el hombre, la mujer, la “cara maquillada” y el payasol. La descripción del contexto de la escena depende en gran parte de la actuación de los actores y en la escena, la mayoría de las veces, no hay más decorado que una mesa y una silla. No deje de ir a uno de estos espectáculos.