Compartir

viajar a AsiaHasta no hace mucho China y Nepal parecían los colosos intocables en el panorama de los grandes viajes asiáticos. En los últimos años se están consolidando alternativas muy serias y sólidas con lugares como Maldivas, Vietnam o Tailandia por un precio incluso más asequible a la hora de viajar a Asía.

El caso de Tailandia es paradigmático. Desde ya varios años, este país del sudeste asiático se está comiendo todo el pastel turístico gracias a un esfuerzo importante en infraestructuras turísticas. Los trenes son cómodos y tienen aire acondicionado, los hoteles son limpios y los hay muy baratos y muy caros, hay selva, montaña, ciudad e islas paradisíacas como en la que se rodó “The Beach”, la película de Leonardo di Caprio.

Tailandia tiene, en definitiva una oferta excepcional por un precio muy asequible. De hecho, el principal problema que empieza a aparecer en Tailandia es que las tribus del norte del país están más que acostumbradas a ver turistas y que en las islas del sur es realmente difícil encontrar a un oriundo de la zona.

Precisamente por todo esto están recobrando mucha fuerza destinos como Vietnam o Birmania. Ofrecen unos paisajes bastante parecidos en un territorio casi virgen para los viajeros. Vietnam, concretamente, ha empezado a dejar de ser una guerra para convertirse en un país. Un país de contrastes, muy barato para nuestros bolsillos y auténtico como pocos. Es cierto que las carreteras son malas, que la burocracia impide la agilidad para muchas cosas y que cuando en España es verano allí llueve a mares. No obstante, el afable carácter vietnamita, la exhuberante naturaleza de la zona y el jolgorio de ciudades como Saigon (actual Ho Chi Minh), convierten Vietnam en un destino de moda a la hora de viajar a Asia.

Radicalmente distinto es el caso de las Maldivas. Estamos hablando de un paquete cerrado orientado casi exclusivamente a parejas en luna de miel. De alguna manera viene a relevar al clásico Bali que había copado los programas de los mayoristas durante los últimos años. Maldivas es un lugar donde sólo hay hoteles, playas de arena blanca y agua cristalina, cocoteros, iguanas e insectos (aunque estos últimos no aparecen en los programas). Su resurgimiento como destino de moda para este inicio de siglo responde, exclusivamente, a criterios económicos. Viajar a Maldivas es relativamente barato y ya se sabe que por norma general, cuando uno está en luna de miel no le apetece mucho el turismo activo lejos de la playa y el hotel.

Finalmente, hay algunos puntos del continente asiático a destacar por distintos motivos. Están, por ejemplo, los que van de baja, como China, Singapur, Israel o Yemen. Otros resisten con buenas cuotas de turistas españoles anuales, como Japón o la India. Y finalmente hay rincones todavía por explotar, como Corea del Sur, Irán o Camboya.