Compartir

ventajas teletrabajoLas nuevas tecnologías y, muy especialmente el enorme potencial de Internet, han provocado la irrupción de una nueva clase trabajadora: los teletrabajadores. Son aquellos que optan por ejercer la actividad laboral desde su propia casa o desde un centro de trabajo, ajeno a la estructura física de la empresa. Por eso es especialmente útil para quienes viven en un entorno rural o en una ciudad distinta a la que se encuentra su empresa, y para quienes prefieren trabajar desde casa.

En España hay actualmente más de 300.000 personas que han elegido esta fórmula que sólo requiere un ordenador y una conexión a Internet. En su mayoría son mujeres y ejercen desde su propia casa. Esta cifra está aumentando, ya que cada vez son más los profesionales que optan por esta vía, que te permite funcionar como empleado de una compañía o como empresario independiente.

Ventajas del teletrabajo

  • Libertad de horarios. Puedes organizar tu trabajo en el horario que más te convenga.
  • Puedes escoger los encargos que te interesan y trabajar para más de un cliente.
  • Los gastos en material son mínimos. Sólo necesitas un ordenador, un módem, una impresora y un teléfono. Si contratas tarifa plana, la factura telefónica bajará.
  • Ahorro. No necesitas desplazarte hasta tu puesto de trabajo, por lo que ahorras en transporte. Además necesitarás una menor inversión en vestuario y en desayunos y comidas fuera de casa.
  • Si tienes hijos y aprovechas el horario escolar para trabajar, podrás prescindir de la costosa ayuda exterior y disfrutar más de tu familia.
  • No necesitas negociar con nadie tus vacaciones ni tus días libres: dependerán únicamente de tu rendimiento y el volumen de trabajo.

Inconvenientes del teletrabajo

  • Prepara una buena dosis de fuerza de voluntad para poder plantearte el teletrabajo como un salida laboral.
  • Trabajar desde casa exige un ejercicio de mentalización para evadirse de las obligaciones domésticas. Tienes que concienciarte y hacer entender a los demás que tu horario de trabajo es sagrado y si hay tareas domésticas pendientes, éstas pueden esperar, al igual que lo harían si fueras a una oficina.
  • En muchas profesiones es posible dejar las preocupaciones en la empresa hasta la jornada siguiente. Si eres teletrabajador, esto es imposible.
  • La falta de comunicación con los compañeros puede hacer que éstos no te consideren como tal, y te marginen en determinadas situaciones.
  • Saca tiempo para ti o, de lo contrario, acabarás pareciendo un ermitaño.