Compartir

ventajas de la dieta vegetarianaPor casos de infecciones relacionadas con la carne, quizás el más famoso sea el de las vacas locas hace ya algunos años, y por las ventajas de la dieta vegetariana de las que mucha gente habla cada vez son más las personas que han dejado de comer carne y se ha decantado por una dieta verde, pero, ¿hasta qué punto es sana? Éstas son sus ventajas y sus inconvenientes.

Los paleontólogos dicen que durante centenares de milenios, el ser humano evolucionó con una dieta a base de gramíneas, bayas, leguminosas, pescado y, muy de vez en cuando, algo de carne de caza, es decir de animales criados sin hormonas ni antibióticos, alimentándose de plantas libres de pesticidas y fertilizantes. Sólo en los últimos milenios (cortísimo espacio de tiempo para unos genes habituados a la dieta vegetal) la carne se convirtió en plato habitual.

Hace pocas décadas, con la ganadería convertida en industria, carne y grasas animales (de ganado estabulado, alimentado con piensos) se alzaron como primera fuente de proteínas. Hoy, los investigadores han comprobado dos cosas: que el consumo regular de grasas animales aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes y otras enfermedades degenerativas; y que el consumo de vegetales tiene efectos benefactores insospechados.

La consecuencia: que los mismos expertos que antes no concebían una dieta sin carne hoy declaran las ventajas de la dieta vegetariana como sinónimo de excelente nutrición. Al revés, una dieta pobre en vegetales, no sólo conlleva déficits en vitaminas, minerales y fibra, sino también en otros compuestos esenciales para la salud.

Las ventajas de la dieta vegetariana

Si la dieta verde te tienta pero te asustan los riesgos que se le atribuyen (anemias, déficits), he aquí las últimas conclusiones de los expertos:

  • Cualquier dieta, vegetariana o no, debe aportar las calorías suficientes, si no el organismo carecerá de suficientes proteínas para construir tejidos (músculo, hueso, sangre, etc.).
  • Es posible conseguir suficientes proteínas de los vegetales. Si bien su calidad individual es menor (con excepción de la soja y el germen de trigo) se pueden conseguir buenas proteínas tomando vegetales de distintas fuentes, por ejemplo, consumir platos de legumbres con arroz o de pasta variada con piñones.
  • La vitamina D puede obtenerse también de la luz solar (es muy necesaria para la absorción de calcio).
  • El calcio no sólo está presente en os lácteos. Las pepitas de girasol, los productos de soja enriquecidos (tofu), los frutos secos y las verduras de hoja verde son buenas fuentes para lograrlos.
  • Para conseguir vitamina B12 (para un sistema nervioso sano y la formación de glóbulos rojos, proteger el corazón y, en las embarazadas, reducir el riego de enfermedades congénitas en el feto). Verduras de hoja verde, cacahuetes y cereales son buenas fuentes de estos nutrientes.
  • Las mujeres en edad fértil deben vigilar los niveles de hierro. La vitamina C presente en frutas y verduras aumenta la absorción de este mineral.