Compartir

varices internasComúnmente el término de varices internas se identifica con los problemas sufridos por algunas personas en el sistema venoso profundo, normalmente en las piernas. Sin embargo este no es el término más correcto ya que en las venas profundas no existen varices. Estas aparecen en las venas superficiales.

Sin embargo, ya que se trata de un término bastante aceptado, lo utilizaremos para aclarar los problemas con los que se suele identificar:

Insuficiencia venosa profunda

La insuficiencia venosa profunda o insuficiencia venosa crónica es la afección a la que con mayor frecuencia se la denomina varices internas. Esta tiene que ver con la dificultad que tienen las venas internas, normalmente de la pierna, para enviar la sangre al corazón, quedando acumulada. Las molestias que produce pueden ser mayores al estar de pie.

Los principales factores de riesgo son:

  • El sexo. Más frecuente en mujeres debido a los cambios hormonales. Tomar la pildora anticoncpetiva o las terapias de reemplazo hormonal tambiñen repercute.
  • La edad. Con el paso de los años la probabilidad de sufrir varices internas se incrementa ya que las venas pierden elasticidad
  • La obesidad. El peso y el volumen hace que las venas se deformen y se produzcan acumulaciones de fluido sanguíneo.
  • El embarazado.
  • Realizar actividades que requieran estar constantemente sentado o de pie. Se suele creer que estar sentado no es factor de riesgo, pero si que lo es.
  • La genética se considera también un factor de riesgo de varices internas en piernas y otras partes del cuerpo.

Aquellas personas que padecen insuficiencia venosa suelen presentar dolor en las piernas, especialmente al mantenerse sentado o de pie, hormigueo, calambres y varices propiamente dichas.

Algunas recomendaciones a combinar con el tratamiento para las varices internas son:

  • Utilización de medias de descanso.
  • Evitar, en la medida de lo posible, mantenerse mucho tiempo de pie o sentada. Si no le queda otro remedio, siempre que pueda intente caminar un poco.
  • Una alimentación equilibrada que mantenga el colesterol a ralla es indispensable.

El tratamiento normalmente para la insuficiencia venosa crónica es a través de cirugía.

Varices internas tras el embarazo

Durante el embarazo, las venas ováricas incrementan varias veces su tamaño, y tras este pueden existir dificultades para volver a su tamaño original. Posteriormente estas generan fuertes molestias durante la menstruación, y pueden ser el origen de varices en la zona de la vulva, hemorroides e incluso varices en las piernas.

Esto se conoce como Síndrome de Congestión Pélvica, y a pesar de ser relativamente frecuente, aproximadamente un 20% de las mujeres que han tenido hijos la padecen, no es muy conocida. El diagnóstico se realiza a través de ecografías y análisis de los síntomas.

El tratamiento más utilizado se utilizado se basa en la punción de la vena para la oclusión de la misma.

Varicocele testicular

Este caso, se trata de la dilatación de las venas que drenan los testículos. En la mayoría de los casos no existen molestias, salvo algunos en los que las venas desarrollan un tamaño excesivo. Normalmente aparecen durante la adolescencia y afecta alrededor de un 15% de los niños.

El tratamiento de estas varices internas se realiza normalmente a través de cirugía, en una operación no demasiado compleja.