Compartir

vacaciones en la ciudadSi el dinero no alcanza para ir a la playa, ni siquiera para un fin de semana a una población cercana, pero te urge tomar unos días de descanso, tenemos buenas noticias… no hace falta un entorno paradisíaco para disfrutar de los beneficios del relax.

Empezando

  • ¡No tener horarios predeterminados es la mejor forma de empezar!
  • Y… hacer un lado la agenda. Ten la certeza de que dispondrás de tiempo para ti y los tuyos, desconectarte de todo los demás y no perder de vista lo más importante: disfrutar y dejarse llevar.

Aprovecha para

  • Recuperar horas de sueño, hacer deporte al aire libre y ampliar el horizonte de la dieta… sin perder los hábitos saludables.
  • Piensa en aquello que has estado relegando: un curso especial, un tratamiento, una salida de compras sin prisas…
  • Compra ese par de libros que te permitirá disfrutar del anhelado y reposado placer de la lectura.
  • Organiza esa comida, cena o barbacoa especial en casa y con amigos que has ido atrasando.
  • Llama por teléfono a las personas queridas a las que hace tiempo no ves.

†En fin, trata de todo ¡y nada a la vez! Lo que el cuerpo te vaya pidiendo. Aprovecha, desconéctate y disfruta. Es tu momento… ¡son tus vacaciones!

El Cuidado Holístico

Somo un todo: El agotamiento no necesariamente es cansancio físico, sino estrés, nervios de punta por las presiones de la vida diaria. Por eso se hace hincapié en la importancia del cuidado holístico de la salud, es decir, un cuidado que abarca cuerpo, mente y espíritu en equilibrio.