Compartir

utensilios maquillajeSon los utensilios imprescindibles para alcanzar el éxito con cualquier maquillaje. Para pintarse o para eliminar lo que sobra, para difuminar las sombras o para aplicar tus tonos favoritos… Todo un arte con las mejores armas.

Si eres de las que no pierden ni un minuto con el cuidado de las brochas y pinceles estás equivocándote completamente. Con un mínimo cuidado, podrás sacarles a estos productos el máximo partido y conseguirás que te duren mucho más tiempo.

No es necesario que cada día laves los utensilios de maquillaje, pero sería ideal que al menos una vez por semana te acostumbraras a introducir las brochas y pinceles en agua. Nuestro consejo: añádele al agua un poco jabón neutro del que utilizas para el cuerpo o las manos y un poco de suavizante, de esta forma el pelo de estos utensilios se conservará mucho mejor. En el caso de las esponjas, el lavado es mucho más fácil ya que no corres el riesgo de que se estropeen como las borlas.

También debes recordar que soplando levemente sobre los pinceles eliminas los excesos de polvos o maquillajes que de otra forma se impregnan en los pelos dificultando así su limpieza.

Como el uso de estos aplicadores favorece el resultado final del maquillajes, a continuación te proporcionamos una lista con los básicos para cada zona del rostro.

Cara

Brocha para polvos: Tiene que ser grande para conseguir extender los polvos de forma suelta y compacta. Bastan uno golpes rápidos con la borla que, como ya hemos explicado, debe limpiarse periodicamente para evitar que se acumule el polvo.

Brocha para colorete: También debería ser gruesa, aunque no tanto como la anterior y un poco más plana y suave, ya que el resultado es mucho más apreciable a simple vista. La versión totalmente plana y en abanico resulta estupenda para marcar bien los pómulos.

Ojos

Pincel corrector de ojeras: Seguro que en más de una ocasión te ha conseguido sacar de un apuro un utensilio de maquillaje como este. Aquellos días en los que no has descansado bien y tu rostro refleja el cansancio, se convertirá en tu mejor aliado. Muchas personas aplican el corrector con los dedos pero con un buen pincel podrás aplicarlo sin que te queden montoncitos.

Pincel delineador de ojos: Un buen delineador debe ser corto, estrecho pero, sobre todo, con una buena punta para que se dibuje una línea fina. Además, puedes elegir diferentes colores aunque los más habituales son oscuros.

Aplicador de esponja: Para sombras de polvos finos y sueltos. Puede que no sea considerada como imprescindible pero te facilitará mucho las cosas si quieres aplicar color en los párpados con rapidez y homogeneidad.

Brocha: Es el elemento básico para conseguir difuminar uno o varios colores sobre el párpado. Las de pelo de cabra son las que mejores resultados te proporcionarán.

Cepillo para cejas: Ideal para trabajar la forma antes y después de depilártelas, así como para peinarlas y eliminar el exceso de polvos que, inevitablemente, se acumulan en esta zona.

Boca

Pincel de labios: Es plano, muy fino y de pelo corto. Se usa para aplicarse la base labial sin salirse del contorno marcado previamente por un perfilador. También puede utilizarse para sustituir a este último y realizar los contornos con el mismo tono de la barra de labios.