Viajar

Cómo Interpretar un Mapa. Consejos Básicos de Uso

Compartir:

interpretar un mapaTodos hemos sufrido alguna vez en nuestras salidas al campo o a la montaña ese sentimiento más o menos importante de desorientación, o sencillamente hemos pensado que estábamos en un sitio concreto y no resultaba ser tan certero al final.

Después de vivir esas sensaciones, la naturaleza y la montaña, como en muchas otras ocasiones, nos enseñan una nueva lección tan básica como lo importante que es aprender a interpretar un mapa. Podríamos decir que saber usar un mapa es toda una ciencia que se aprende con el paso del tiempo y con la experiencia. También es verdad que hay gente con una predisposición natural que les hace observar, identificar y, en definitiva, imaginar lo que vemos en un trozo de papel.

Interpretar un mapa no es sólo decidir por qué camino hay que andar para llegar al pueblo o cual es la carretera que acabamos de cruzar. Un mapa es la realidad manejable, es decir, es la representación de un entorno geográfico con todas sus características topográficas, en un espacio físico reducido y delimitado. Esto nos permite observar e identificar detalles naturales, como puede ser un río que cruzamos, la montaña que ascendemos, la cumbre que divisamos en una cierta dirección, el collado que debemos atravesar, la vaguada por la que descendemos, o incluso el tipo de vegetación que nos rodea.

Existen muchas clases y tipos de mapas excursionistas, variando sus diseños y formatos en gran medida. Las escalas también varían dependiendo de la franja geográfica que describan.

La calidad de un mapa nos la dará su finalidad. Es decir, de nada nos servirá leer un mapa con colores bonitos, símbolos llamativos y atractivas letras, si la precisión y rigurosidad de sus datos no son buenos y actuales. Un mapa no es un cuadro (aunque en ocasiones sea esa su utilidad), del que debamos disfrutar visualmente. Un mapa es el resultado de unos trabajos de alta precisión y rigurosidad, cuyo objetivo es conseguir que en el campo encontremos hasta el más mínimo detalle. Por ello, para nuestras escapadas a la montaña o en nuestras rutas de senderismo recomendamos la base de la mayoría de los mapas excursionistas, realizada por el Instituto Geográfico Nacional (I.G.N.), en forma de hojas a escala 1:25.000 ó 1:50.000.

En el formato 1:50.000 podemos disponer de cualquier rincón de nuestra geografía con las mismas características de diseño y legibilidad en todas las hojas, lo que ayudará en gran medida a nuestra experimentación en este arte de usar mapas. No deberemos cambiar el chip para leer un mapa particular de una zona concreta, con curvas de nivel en colores chillones, que provocarán un falso estado de tristeza cuando veamos otro mapa de una nueva zona en colores más apagados. A nivel de información y detalle, diremos que estos mapas básicos a escala 1:25.000 y 1:50.000 son los empleados como base para la confección del resto de cartografía a escalas menores, por lo que será realmente difícil encontrar algún detalle no reflejado en ellos.

Como al principio de este artículo he comentado, interpretar un mapa y saber utilizarlo es toda una ciencia que deberemos practicar sin ningún tipo de miedo o complejo anterior, lanzándonos a comentar con nuestros compañeros de excursión nuestros puntos de vista o sencillamente nuestra visión de la realidad en ese pedazo de papel. Ánimo y a disfrutarlo.

Conceptos básicos para leer mapas

  • Escala: Es la proporción entre el mapa y la realidad. Se expresa mediante una relación en forma de cociente, 1:X, donde una unidad (mm, cm, m) en el mapa equivalen a X unidades idénticas en el campo. Cuanto mayor sea la escala (menor número X), mayor detalle tendrá el mapa.
  • Curva de nivel: Es la representación gráfica de los puntos con idéntica cota. Es decir, si andamos por una curva de nivel, siempre será sin esfuerzo.
  • Equidistancia: Distancia entre dos curvas de nivel sucesivas. Varía en función de la escala del mapa.
  • Leyenda: Conjunto de símbolos y descripciones que nos ayudan a interpretar el mapa.
  • Rosa de los Vientos: Nos indica las cuatro direcciones básicas: norte, sur, este y oeste.
  • Divisoria: Línea que separa dos vertientes en una montaña.
  • Vaguada: Línea de unión de dos vertientes, por donde tiende a discurrir el agua.