Compartir

grazalema turismoEmboscada en medio de una de las sierras más espectaculares de la Península, Grazalema en Cádiz, fue fundada por los árabes en el siglo VIII, aunque el prólogo de esta ocupación ya lo escribieron las legiones romanas de Escipión con la colonización de la loma de Clavijo.

Su paisaje está trazado por callejuelas estrechas y empinadas, por rejas y puertas arqueadas, por patios enrollados con paredes encaladas y por balcones floreados de geranios.

Este pueblo gaditano es uno de los más lluviosos de España, por eso las construcciones moriscas que en otras zonas andaluzas prescinden de los tejados, aquí se inclinan y echan sus aguas a dos vertientes.

Los principales edificios históricos de Grazalema son las fortificaciones árabes del siglo X; la parroquia de la Encarnación, que data del siglo XVII; la iglesia de Nuestra Señora de la Aurora, del XVIII; la iglesia de San Juan, reconstruida tras la invasión francesa, y la fábrica de mantas. Todo el entorno de la villa ha merecido la calificación de Reserva de la Biosfera.

Se ha convertido con el paso de los años en un interesante enclave turístico donde encontrar hoteles, casas rurales y camping, al mismo tiempo que la problación del lugar ha descendido.

Cómo llegar: desde Jerez de la Frontera, la A-382 a Arcos de la Frontera y luego la A-372 a Grazalema.