Compartir

trucos de limpieza

Elimina la suciedad en el papel pintado

Frota suavemente las manchas con miga de pan o con goma de borrar. Tal vez se requieran varios intentos antes de que las marcas comiencen a desaparecer, pero al final lo conseguirás. Nunca utilices para este truco de limpieza agua ni otro producto o se romperá el papel.

Manchas en la tapicería

Las manchas deben tratarse no solo según su tipo, sino también segun la superficie en la que caen. Primero rasca los restos y deja secar la mancha. Luego aplica talco y dejalo actuar hasta que la zona aparezca descolorida por la absorción. Elimina el talco frotando con un paño.

Mesas que cojean

Los muebles modernos, hechos de tablero o contrachapado permiten fáciles arreglos. Si una mesa cojea por que una pata es más corta, corta un trozo de corcho de la profundidad y altura justa y pega el trozo en la parte inferior de la pata.

Evita la humedad de los armarios

Un tratamiento anti-humedad que resulta muy sencillo de hacer y que es totalmente efectivo consiste en llenar con carbón un bote de café agujereado y colocarlo en alguna parte del armario. También es muy práctico el uso de las tizas para combatir la humedad. Ata 12 trozos de tiza normal y cuelgala dentro. La tiza absorverá toda la humedad del aire.

Cómo eliminar rayas en suelos de madera

Para este truco de limpieza frota la raya con un estropajo de acero procurando no extender el area frotada más de lo necesario. Usa guantes al utilizar el estropajo. Mezcla un poco de betun marrón con cera para suelos. Frota con la mezcla a fondo para que impregne bien y la raya habrá desaparecido.

Aceite y grasa en las alfombras

Primero, coloca un trozo de papel de estraza sobre la mancha de grasa. Aplica la punta de una plancha templada hasta que el papel absorva la grasa. Aplica a continuación espuma de alfombras diluida en un poco de agua. Ayudate con una esponja. Por último, frota la zona con un paño limpio para eliminar la espuma.

Limpieza de muebles de junco

Los muebles de mimbre y junco requieren una limpieza regular del polvo. Puedes hacerlo con un cepillo o mediante el aspirador. Pero para limpiarlos en profundidad, de vez en cuando frotalos con jabon de escamas diluido en agua. Luego, aclara con agua salada.

Señales de quemaduras

En tejidos lavables: Frota la mancha bajo el grifo de agua fría, utilizando otro trozo de tela y no los dedos. Luego, ponla en remojo en una solución de borax.

En tejidos no lavables: Aplica una solución de glicerina. Deja actuar dos horas y luego frota con agua tibia. Para las quemaduras de cigarrillos en las alfombras, frotalas con papel de lija mediante movimientos circulares.

Adiós al olor de tabaco

El tabaco produce un olor que muchos fumadores no soportan cuando abren una habitación y ven que no está suficientemente ventilada. Pero tanto si fumas como si no, no es agradable que una casa huela a tabaco. Coloca un cuenco de agua en un lugar discreto si esperas visitas fumadoras. Encender velas también ayuda, y cubrir el fondo de los ceniceros con levadura, evita que las colillas ardan. Como ambientador puede servir un pequeño recipiente de vinagre oculto en un rincón de la habitación.