Compartir

belleza en casa. TrucosNo necesitas ir a un instituto de belleza. Te traemos todos los trucos para cuidarte sin poner un pie en la calle.

Rostros con luz

Inspirados en la medicina estética, existen varios tipos de peelings o microdermoabrasión.

Los primeros contienen diversos ácidos cosméticos que disuelven las conexiones entre las células de la capa córnea, lo que permite eliminar las más superiores de forma gradual. Los segundos tienen cristales diminutos que lijan la superficie de la piel.

El resultado: una epidermis renovada, más luminosa y de apariencia joven.

RECOMENDADO PARA: pieles sin luminosidad y con arrugas finas.

FRECUENCIA: dos veces por semana durante un mes, tras el que se debe descansar cuatro semanas.

PRECAUCIONES: pieles sensibles, con cuperosis o irritadas.

Masajes caseros

Vamos a montarnos un mini spa en casa, haciendo especial hincapié en el peeling corporal y el masaje.

Hazte con un buen exfoliante y aplica en la mano un poco de producto. Después, a masajearlo lentamente, con movimientos circulares, sobre la piel mojada, insistiendo en las zonas más rugosas. Ése es el secreto.

El resultado es una piel mucho más suave y, además, más receptiva a la aplicación posterior de cualquier producto.

Como complemento idóneo, nada como el masaje. Son cada vez más los aparatos para hacerlo en casa que, a la vez de estimular la microcirculación, liberan activos reafirmantes.

RECOMENDADO PARA: todas aquéllas que deseen tener una piel más tersa y le puedan dedicar al menos 10 minutos.

FRECUENCIA: la exfoliación, dos veces por semana. El masaje, una o dos veces al día, a cualquier hora.

PRECAUCIONES: nada de exfoliar las pieles irritadas, con heridas o tras tomar el sol, pues podrían agravar su estado.

Manicura perfecta

Si tienes media hora libre es muy fácil: retira el esmalte con un disco de algodón y, con una lima suave, dale forma a las uñas. Remoja las manos durante cinco minutos en una solución jabonosa.

Después, aplícate un quitacutículas y déjalo actuar un rato. Elimínalo frotando con el extremo de una toalla.

Nada de cortar, salvo los pellejitos que no tengan otra solución. Tras secar las manos, usa una hidratante y, antes de dar el esmalte, asegúrate de que la uña está libre de grasa.

RECOMENDADO PARA: lucir unas uñas muy cuidadas.

FRECUENCIA: una vez por semana. No conviene usar quitaesmalte muy a menudo, pues reseca las uñas.

PRECAUCIONES: no cortar las cutículas en exceso.

Salón de pedicura

Lo primero es retirar el esmalte y limarse las uñas (siempre en cuadrado y no demasiado cortas) y dejar los pies en remojo durante 10 minutos. Prohibidas las cuchillas y las tijeras.

Para eliminar las durezas, lo mejor es una exfoliación regular y una hidratación constante. Tras esto, extendemos el esmalte sobre las uñas limpias de crema y esperamos a que se seque.

RECOMENDADO PARA: todo el mundo, hombres incluidos.

FRECUENCIA: una vez por semana.

PRECAUCIONES: mucho cuidado con usar cuchillas o tijeras en durezas o padrastros. Esto, mejor dejarlo a los profesionales.

Tintes y mechas

Lo más importante es elegir el color adecuado y seguir al pie de la letra las instrucciones. Retocarse las raíces es fácil si escogemos bien el color. Recuerda que nunca has de aplicar tinte sobre tinte.

Para tapar las raíces, date el tinte sólo en esa zona, durante los primeros 30 minutos. En los 10 últimos, puedes extender la coloración por el resto del cabello.

Para las mechas, elige los multitono, que incluyen un tinte permanente que conforma el color de base y otro más claro, para crear efectos de luz.

RECOMENDADO PARA: mañosas que quieran efectos de color.

FRECUENCIA: el tinte, una vez al mes, y las mechas, cada dos.

PRECAUCIONES: todas las que indique el envase, desde hacer pruebas de alergia a protegerse la piel del rostro con vaselina.