Compartir

El Traumatismo de cráneo, especialmente por accidentes de tráfico (automóviles, motocicletas), es una de las causas más importantes de lesiones y muertes por accidentes.

Las lesiones craneales pueden ser divididas en tres categorías:

golpe craneo

  • Lesiones craneales cerradas: no hay fractura de cráneo. El daño cerebral se produce por su hinchazón, llamado contusión, o por hemorragias internas. La injuria cerebral es obviamente menos grave que la observada en la fractura de cráneo. La forma leve de lesión craneal cerrada es la conmoción, en la cual se observa pérdida de la conciencia al momento del trauma, pero sin consecuencias permanentes.
  • Hundimiento de cráneo: la cara externa del cráneo parece intacta, pero los fragmentos de hueso subyacentes son empujados hacia abajo pudiendo comprimir o lacerar el cerebro por debajo de este. El grado de daño cerebral puede variar considerablemente.
  • Fracturas compuestas: el tejido externo se encuentra roto, el cráneo abierto y el tejido cerebral expuesto. El daño cerebral es constante.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Los síntomas de daño cerebral varían y están directamente relacionados con la localización y la magnitud del trauma. La conmoción está seguida en general por cefalea, mareos y amnesia que involucra los eventos inmediatos anteriores y posteriores al traumatismo. Las lesiones más graves pueden producir dificultad para hablar, sangrado nasal o por los oídos, debilidad muscular, parálisis y períodos prolongados de alteración de la conciencia o coma. Las injurias graves pueden producir episodios convulsivos. A veces, los efectos del traumatismo son completamente reversibles; en otros casos, un grado de impedimento neurológico puede permanecer.

En más de un tercio de los casos, inclusive en los traumatismos leves, las víctimas presentan un grupo de síntomas vagos que en conjunto se denominan síndrome postraumático. Estos síntomas, que pueden permanecer por semanas y más, incluyen: cefaleas, mareos, insomnio y alteraciones psicológicas como irritabilidad, cansancio, problemas de concentración, cambios de la personalidad y depresión.

Toda persona que pierda la conciencia después de un Traumatismo de cráneo deberá ser examinada por un médico. Aunque el paciente parezca encontrarse en perfecto estado, un período llamado “intervalo lúcido” a veces puede ocultar una hemorragia potencialmente fatal. Hasta los golpes ligeros en la cabeza que producen cefalea intensa o dolor en el cuello deberán ser evaluados por un médico. Los traumatismos importantes que produzcan cualquiera de los síntomas anteriormente citados, deberán ser evaluados como una emergencia médica y la víctima deberá ser llevada a un servicio de emergencias de inmediato.

La extensión de la injuria se determina en general mediante la evaluación con rayos X o tomografía computada. El electroencefalograma podrá requerirse para determinar el pronóstico.

¿Cuál es el tratamiento adecuado?

Depende de la extensión de la injuria y va desde reposo en cama y observación médica durante 24-48 hs, hasta la cirugía y cuidados intensivos postquirúrgicos incluyendo fisioterapia y terapia ocupacional.

Después del tratamiento inicial, el paciente debe permanecer en observación para vigilar probables complicaciones, como epilepsia y hematoma subdural (un coágulo de sangre entre las capas meningeas que recubren el cerebro), que pueden aparecer después de semanas y hasta meses.

El soporte familiar y del personal médico son indispensables para la recuperación del paciente; será necesario también un apoyo psicológico.

Diferencias entre Hombres y Mujeres

Los traumatismos de cráneo son más frecuentes en los hombres jóvenes porque en estos se observa una mayor incidencia de accidentes de tránsito, la causa principal de lesiones craneales.

Prevención

Muchos traumatismos de cráneo se evitarían si los conductores respetaran las señales de tráfico y si ambos, conductor y acompañante, utilizaran el cinturón de seguridad. Los motociclistas y los ciclistas deberían respetar las normas de tránsito y utilizar siempre sus cascos.