banda gastricaCuando el exceso de peso se transforma en un riesgo para la salud, puede ser necesario recurrir a la cirugía como tratamiento para adelgazar. A principios de los años ’90 se desarrolló en Estados Unidos una nueva alternativa quirúrgica laparoscópica menos invasiva y más sencilla que las anteriores. Se trata de la banda gástrica ajustable Lap-Band. En junio del 2001 fue aprobada por el Food and Drug Administration de USA, FDA, y desde entonces su utilización se ha hecho muy frecuente.

Hace mucho tiempo que la obesidad dejó de ser considerada sólo un problema estético. Hoy en día, mucha gente sabe que los kilos de más son perjudiciales para la salud, pero no todos están al tanto del gran número de enfermedades que traen consigo.

Tratamientos para adelgazar

Sin embargo, tomar consciencia de la gravedad del problema no siempre es suficiente para poder solucionarlo. Hay veces en que las dietas, ejercicios y fármacos, incluso supervisados por un médico especialista, no dan resultado. Puede ser, entonces, necesario recurrir a la cirugía. Esta sólo se indica en caso de obesidad mórbida, es decir, la que constituye un peligro para la salud. Se habla en estos términos cuando el índice de masa corporal (IMC, relaciona el peso con la talla) es mayor de 40.

Una de las cirugías tradicionales practicada para combatir la obesidad extrema es el by pass gástrico. Esta operación consiste en achicar el estómago y conectarlo directamente a un segmento más lejano del intestino delgado para que la comida se salte un segmento del mismo y disminuya así la absorción de los nutrientes.

La banda gástrica. Funcionamiento

A esto se suma una nueva técnica quirúrgica más rápida y menos invasiva. Se trata del Lap-Band, un sistema en el que por vía de una banda gástrica laparoscópica “se ata” el estómago para disminuir su capacidad. La banda gástrica es una banda de silicona que se coloca, de por vida, alrededor del estómago del paciente dividiéndolo en dos partes, como un reloj de arena. Esto tiene dos efectos:

  • Por un lado, se produce una disminución en el tamaño del estómago, lo que ayuda a que se llene con menor cantidad de alimento.
  • Por otro lado, se retarda el vaciamiento gástrico.

Como resultado, el paciente se siente satisfecho más rápido y por más tiempo. Si a pesar de sentirse lleno, el paciente sigue comiendo, probablemente tendrá náuseas o vómitos. Esta reacción lo obligará a pensar dos veces antes de pegarse un atracón, motivándolo a ir cambiando sus hábitos alimenticios.

Esta técnica produce una pérdida promedio del 50 al 60 por ciento del sobrepeso a los 3 años, y esto se sostiene en el tiempo, por tanto es un buen tratamiento para adelgazar. La baja de peso es menor que la obtenida por medio del by pass gástrico, pero la banda tiene la ventaja de ser un método más rápido y sencillo.

Además es reversible, es decir, puede ser retirada en caso de complicaciones o de que el paciente no la tolere bien. El by pass, en cambio, es una operación sin vuelta atrás.

Hay dos grupos de pacientes que pueden optar por la banda. Por un lado, los enfermos cuyo IMC sea mayor de 40 o que pesen más de 50 kilos sobre su peso ideal. También pueden hacerlo aquellos que tengan un IMC entre 35 y 40, pero que tengan alguna enfermedad asociada a la obesidad, como diabetes, hipertensión arterial, osteoartritis, apnea del sueño, problemas respiratorios, depresión reactiva a la obesidad.

Después de haber completado todos los chequeos previos, llega la hora de la operación. Esta es relativamente sencilla. Se utiliza anestesia general y dura entre una hora y una hora y media. Posteriormente, la persona debe permanecer dos días en el hospital y luego puede regresar a su casa a comenzar su nueva vida. Durante las tres primeras semanas después de colocada la banda, se debe observar un régimen licuado muy estricto. Luego se pasa a tres comidas sólidas al día que no deben mezclarse con líquido, ya que el alimento sólido seco produce más saciedad.

El paciente debe asistir regularmente a control para que el médico verifique la evolución del tratamiento. Si a los tres meses el paciente no ha bajado la cantidad de kilos esperada, el médico puede ajustar la banda, es decir, apretarla un poco más sin necesidad de volver a operar.

Las complicaciones son poco frecuentes. Pueden derivarse de la cirugía (infección, sangramiento), en el caso de embarazadas que sufren de vómitos incontrolables, o pueden ser inherentes al procedimiento mismo (la banda se puede deslizar de su sitio, producir una erosión o integrarse dentro del estómago). En los casos en que se complica, hay que retirarla.

El éxito del tratamiento está dado por tres componentes: experiencia del cirujano, la cooperación del paciente y el apoyo postoperatorio del psicólogo, psiquiatra y nutricionista.

Requisitos para poder utilizar la banda gástrica

Para poder optar a la banda gástrica, debe cumplir con las siguientes condiciones:

  1. Tener entre 18 y 60 años de edad.
  2. Pesar el doble o más de su peso ideal o pesar por lo menos 50 kilos más que su peso ideal.
  3. Padecer de enfermedades que están asociadas con la obesidad, tales como diabetes, problemas cardíacos, apnea del sueño, problemas con las articulaciones.
  4. Haber tenido exceso de peso durante más de 5 años.
  5.  Haber hecho intentos serios por perder peso, que quizás dieron resultado, pero sólo temporalmente.
  6.  No padecer de ninguna otra enfermedad que pudiera ser la causa del exceso de peso
  7.  Estar dispuesto a cambiar drásticamente su estilo de vida y su manera de comer.
  8.  No beber alcohol en exceso y no usar drogas.