Compartir

tratamientos de belleza caserosLucir una piel hermosa es un requisito obligatorio si queremos vernos bellas y lucir como todas unas Divas. Comer sano y beber agua abundantemente, te permitirá tener una piel radiante, sin manchas ni espinillas. Ahora, si bien la comida se hará cargo de cuidar nuestra piel desde el interior también es necesario aplicar tratamientos de belleza caseros para completar el cuidado.

Primer tratamiento casero para la piel: harina de avena; la misma puede ser un exfoliante natural excelente. Esta nos ayudará a remover las células muertas de la cara para darle un aspecto fresco. Para poder preparar esta mascarilla necesitaremos: 1/2 taza de harina de avena y 1/2 taza de agua tibia. Para lograrla: haremos una pasta con ambas cosas y luego cubriremos el rostro con la misma mientras masajeamos la zona a tratar con movimientos circulares. Luego de 15 minutos, podemos retirar el producto con agua tibia y secar el rostro con una toalla suave.

Segundo tratamiento casero para la piel: pepino; El pepino es el astringente natural. También ayuda a tensar la piel y retrasa el proceso de envejecimiento. Por lo tanto, el pepino es necesario en tu régimen de belleza. Para poder elaborar una mascarilla casera con el, debemos rallar el pepino y extraerle el jugo. Aplicar el jugo en la cara con una bolita de algodón. Deja que se seque en tu cara durante 20 minutos y luego vuelve a aplicar el jugo. Enjuagua tu rostro con agua fría cuando se seque el jugo por completo.

Tercer tratamiento casero para la piel: yema de huevo. La yema de huevo es rica en nutrientes que te permitirán tener una piel perfecta, tersa, suave y hermosa. Para hacer una mascarilla de yema de huevo debemos mezclar la yema de un huevo con 1 ½ cucharada de aceite de oliva y ½ cucharada de jugo de limón. Aplicar la mezcla en la cara y dejar secar durante unos 15 minutos. Enjuagar la el rostro con agua tibia hasta retirar por completo los restos de mascarilla. Esta es una mascarilla ideal para piel normal a seca.