Compartir

tratamiento anticeluliticoLa celulitis no se elimina sólo con bajar de peso. Es importante combinar un régimen alimenticio adecuado con ejercicios y masajes. En especial hay que disminuir la ingesta de grasas, azúcar, sal, carnes, pero aumentando el consumo de frutas, verduras, cereales y agua.

Para hacer más efectivo el tratamiento anticelulítico, hay que eliminar de la vida diaria el tabaco, el alcohol y el café. Se deben realizar ejercicios de forma moderada -lo que ayuda a la pérdida de peso-, para estimular la circulación linfática y mejorar la salud general.

El mercado ofrece una buena lista de productos anticelulíticos, que exigen regularidad en su aplicación, además de completar el tratamiento con técnicas de relajación y meditación, enfocado a disminuir el estrés, ya que éste contribuye a la acumulación de toxinas en nuestro organismo.

Incluso algunos pacientes recurren a la liposucción -procedimiento quirúrgico en el que el exceso de grasa es succionado y eliminado- en casos extremos.

Drenaje Linfático

Los masajes locales, con ayuda de esponjas estimulan el sistema linfático y ayudan a eliminar los depósitos de agua y toxinas. Estos deben realizarse en forma periódica para obtener buenos resultados.

Estos masajes -llamados de drenaje linfático- se hacen con movimientos suaves y rítmicos, y tiene como fin estimular el flujo linfático y atacar de manera directa las causas que provocan la aparición de la celulitis.

Dos veces en semana para obtener resultados adecuados y que sea aplicado por un professional entrenado de forma que este de terapia resulte provechosa.

También son una buena alternativa los masajes con aceites aromáticos, los cuales también estimulan la circulación y el flujo linfático. Entre los aceites utilizados están el de eucalipto, limón, lavanda, salvia, romero, enebro, geranio y verbena.

Mesoterapia

Existe otra alternativa para terminar con la celulitis. Es la mesoterapia, una inyección de enzimas vegetales que promete a las mujeres tener unas piernas bellas.

Para tal efecto, unas pequeñas agujas indoloras inyectan una enzima vegetal en la zona afectada. Lo ideal es que se aplique dos veces a la semana como mínimo, y en los casos más problemáticos se recomienda la aplicación de supositorios especiales, ultrasonido para romper las moléculas de grasa y presoterapia para eliminar toxinas.

Dentro de esta enzimas vegatales, una de las que mejor resultado presentan son las inyecciones de alcachofa, que si bien no son las que permiten conseguir el resultado más rápido si permite un resultado progresivo y duradero.