Compartir

tratamiento del vitíligo y causasMás de cien millones de personas lo padecen en el mundo, pero el tratamiento del vitíligo y la curación está cerca.

Las enfermedades cutáneas causaban pánico en la antigüedad porque se pensaba que siempre eran contagiosas. Por eso no es de extrañar que los antiguos egipcios, griegos, chinos y hasta la Biblia hicieran referencia al vitíligo, una aparatosa enfermedad cutánea que se caracteriza por la gradual pérdida de pigmento y la formación de grandes manchas blancas en la piel.

Lamentablemente, esta enfermedad de la piel puede tener efectos psicológicos devastadores en las personas que lo padecen, especialmente las de piel oscura, en las que las placas blancas son mucho más visibles que en las de tez más clara.

Causas del vitíligo

Sin embargo, y en contra de la opinión de muchas personas, el vitíligo no es contagioso en absoluto. Tampoco es siempre progresivo. De hecho, hay casos en que pueden pasar décadas sin que aparezcan nuevas manchas en la piel.

La teoría más aceptada actualmente es que se trata de un trastorno autoinmune (como las alergias), al que el organismo reacciona ‘por error’, atacando a sus propios tejidos y células (en este caso a los melanocitos, las células que dan color a la piel) y que, como han confirmado recientes estudios con gemelos idénticos, existe una predisposición genética para desarrollar la enfermedad.

El tratamiento del vitíligo

Curiosamente, el vitíligo suele aparecer a menudo después de un gran trauma físico (por ejemplo, un gran golpe en la cabeza) o con algunas enfermedades, como anemia perniciosa, diabetes, problemas de tiroides o la enfermedad de Addison.

La buena noticia que se puede dar en estos momentos es que cada vez más especialistas empiezan a reconocer que el vitíligo tiene tratamiento y, además, bastante eficaz. Hay algunos dermatólogos que han llegado a asustar a las pacientes al decirles en alguna ocasión que, aunque no se curaran de esta conocida dolencia cutánea, no se iban a morir por padecerlo.

Y aunque la mayoría de los especialistas siguen recomendando el sistema PUVA (rayos Ultravioleta A y los fármacos fotosensibles llamados psoralenos) como tratamiento del vitíligo, que puede ser eficaz en algunos pacientes, nuevos fármacos y tratamientos aplicados conjuntamente con la nueva tecnología de rayos UVB ‘de banda estrecha’ están demostrando mucho mejores resultados.

Un posible fármaco

Además, ya existen investigaciones genéticas y celulares muy avanzadas al respecto; incluso se está hablando de un fármaco, ya en fase de estudio con humanos, que está dando excelentes resultados. Se prevé su aprobación por las autoridades sanitarias en unos años.

Aun sin disponer de esos nuevos adelantos, el vitíligo es hoy un trastorno que se puede tratar. Sin embargo, mientras llega la curación definitiva a esta dolencia cutánea, lo más importante es que quienes lo padecen olviden prejuicios e ideas trasnochadas y se concentren sólo en lo que realmente pueden llegar a hacer por su piel.

Tomar sol con precaución

Las placas de piel sin pigmento son tremendamente sensibles a las quemaduras del sol, por lo que hay que evitar la exposición al sol, y aplicarse siempre cremas de alta protección.

Otra razón no menos poderosa para protegerse de los rayos solares: las manchas se hacen más evidentes cuando el resto de la piel está morena. Para disimular el contraste, muchos afectados emplean lociones y cremas especiales de ‘bronceado sin sol’ (aunque se aconseja consultar al dermatólogo, para evitar alergias).