Compartir

tratamiento de la hernia de hiatoEl embarazo, los esfuerzos o el sobrepeso pueden provocar hernia de hiato. Muchas personas la padecen sin saberlo y, sin embargo, hay formas de evitar sus molestos síntomas. Antes apenas oíamos hablar de ella, pero ahora parece que la hernia de hiato se ha extendido como una especie de epidemia.

¿Por qué se produce? La abertura que comunica el esófago con el estómago (el hiato) está controlada por músculos del esófago y del diagfragma. Si ese control muscular se debilita, los ácidos gástricos pueden refluir al esófago y provocar inflamación. A veces, esos músculos ‘de control’ se debilitan tanto que permiten que parte del estómago penetre en el abdomen. Esa situación es lo que se conoce como hernia de hiato.

Un caso real: Arantxa

Me empezó después de dar a luz a mi hijo. Tenía palpitaciones, ardor en la garganta y un dolor en el pecho que empeoraba al acostarme o al agacharme. Además, tenía regurgitaciones, me costaba tragar y eructaba mucho‘. ‘Pensé que tenía algo malo. Tanto, que me costó decidirme a ir al médico. Casi me alegré cuando la radiografía de contraste abdominal reveló una hernia de hiato.’ ‘Ahora, sigo una dieta especial y he introducido varios cambios en mi vida. Por fin de dejado de fumar y me encuentro mucho mejor‘, comenta Arantxa, de 32 años.

Muchas personas ignoran que la padecen

Hay personas que viven ignorando siempre que padecen el trastorno. Los expertos afirman que si la hernia no da acidez, lo mejor es olvidarse de ella. Cuando produce síntomas, el más característico es una sensación dolorosa y de ardor en el pecho y la garganta. Esta sensación se agrava después de comidas copiosas, al estar acostada o agachada o cuando aumenta la presión abdominal, por ejemplo, durante el embarazo.

Las causas más frecuentes de hernia de hiato se deben a ese aumento de presión en el abdomen por toses violentas, vómitos, esfuerzos intensos o, simplemente, obesidad.

Buena respuesta al tratamiento de la hernia de hiato

Por lo general, la hernia de hiato responde bien a tratamientos, sin tener que recurrir a la cirugía. En algunos pacientes ni siquiera produce síntomas. El médico suele recetar antiácidos, que neutralizan los ácidos estomacales y reducen la inflamación. Si tienes este problema, además del médico como tratamiento de la hernia de hiato hay cosas que puedes hacer para reducir esos molestos síntomas:

  • Evita las comidas copiosas y pesadas. 
  • Intenta hacer 5 ó 6 comidas pequeñas al día. 
  • Deja de fumar: el tabaco aumenta la acidez. 
  • Evita los alimentos fritos, muy salados y el vinagre. 
  • Toma infusiones calmantes, excepto de menta piperita, porque relaja el esfínter del esófago y facilita el reflujo gástrico. 
  • No tomes bebidas gaseosas ni platos o bebidas muy calientes o muy frías, que provocan irritación. 
  • No te acuestes inmediatamente después de comer o cenar. Cuanto más vacío esté el estómago, mejor te sentirás en la cama. 
  • No tomes alcohol ni café. 
  • Incluye en tu dieta hierbas que ayuden a la digestión, como romero, salvia, estragón, eneldo o poleo. 
  • Levanta el cabecero de la cama unos 8 cm. 
  • Evita la ropa muy ceñida y las actividades que te exijan doblarte, porque aumenta la presión abdominal.