Compartir

trastorno frioLa congelación ocurre con la exposición prolongada a bajas temperaturas. El riesgo aumenta a medida que desciende la temperatura o aumenta la velocidad del viento. A medida que progresa se torna de superficial a profunda, variando la sintomatología y el tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas?

Superficial: progresivo dolor o sensación de quemadura, coloración blanca o azulada de la piel, entumecimiento de la región y a la palpación se siente suave y maleable como tejido normal.

Profunda: El paciente no presenta más dolor y no reconoce la sensación de entumecimiento de la extremidad y la piel toma un color grisáceo o amarillento y, como el tejido subyacente se presentan duros (congelados).

Tratamiento de los trastorno del frio

Si la persona esta en hipotermia (ver luego), trate primero la hipotermia y luego la congelación.

No frote la región afectada con nada, particularmente con nieve, como algunos aconsejan. No exponga la zona a intensos calores de ningún tipo, como fuego directo o sobre estufas. Si la persona esta completamente lucida puede beber té u otra bebida caliente, pero nunca deje que beba ningún tipo de bebida alcohólica. Remueva toda ropa mojada que tenga la persona y cúbrala con ropa seca, para evitar la progresión del daño. No permita que la persona fume, ya que esto empeora rápidamente la circulación sanguínea y por consiguiente la lesión.

Cuando la congelación es superficial y una vez secadas las zonas afectadas, estas se pueden colocar sobre una superficie corporal caliente ( p. ej.: cubra las orejas con las manos o ponga las manos bajo sus axilas). Si se dispone de los medios puede sumergirse la región en agua entre los 40 a 42° C, pero que nunca exceda los 44° C.

Si la congelación es profunda debe llevarse al paciente de inmediato a un hospital y no intentar descongelar la zona ya que puede resultar contraproducente y muy peligroso. El proceso suele ser extremadamente doloroso, requiriéndose habitualmente analgésicos potentes por vía endovenosa. Si una vez descongelada la región se vuelve a congelar es muy probable que aparezca gangrena y que deba ser posteriormente amputada. Si el proceso de descongelación ya fue iniciado debe continuarse y no permitir que se vuelva a congelar. Si el acceso a una centro médico es imposible debe comenzarse la descongelación solo si no hay riesgo de una nueva congelación, de ser así ponga la zona afectada en agua entre los 40 y 42° C, el recalentamiento puede tomar entre 45 y 60 minutos. A medida que este se suceda la zona recuperará el color, la función y la sensibilidad. También se pueden formar ampollas, nunca intente romperlas. A medida que se descongele comenzará a sentir un intenso dolor, se pueden dar analgésicos como aspirina antes de que este aparezca. Luego de sacar la zona del agua manténgala en alto y separe los dedos con algo seco.

¿Qué es la hipotermia?

Es un descenso de la temperatura corporal que puede producirse por la exposición al frío. Los niños, los ancianos, los portadores de enfermedades crónicas y los abusadores de drogas o alcohol son más susceptibles a contraer esta condición. En la hipotermia accidental la temperatura corporal cae progresivamente causando en casos extremos la muerte por paro cardiorrespiratorio. Muchas veces en las ciudades, o lugares donde el clima no es extremadamente frío, se subestima esta situación que es también, en estos lugares, frecuente. Dependiendo de la temperatura se divide en:

Hipotermia leve

La persona se presenta normalmente despierta, con temblores musculares (tiriteo). La conciencia puede estar intacta pero puede presentar dificultades para el habla o la marcha. La temperatura esta entre los 32 y 35° C.

Quite toda la ropa mojada y envuelva a la persona en ropa o mantas secas, trasládela a un lugar cálido y sobre todo protéjalo del frío y del viento, dele bebidas calientes (no alcohólicas) y evite movimientos bruscos y la actividad física.

Hipotermia grave

La persona deja de temblar y la conciencia se encuentra deteriorada, pudiendo llegar incluso al coma. Los pulsos y la respiración son débiles. La temperatura del cuerpo se encuentra por debajo de los 32° C.

Controle los signos vitales, la respiración y los pulsos pueden ser difíciles de detectar. Si están ausentes pida ayuda de inmediato y luego comience las maniobras de resucitación.

Lleve de inmediato la persona a un hospital evitando los movimientos bruscos y dejando siempre al paciente en posición horizontal. Si esto no es posible, saque a la persona toda la ropa mojada y envuélvala en mantas secas. Llévela a un lugar cálido y sin viento, utilice bolsas de agua caliente en las axilas e ingles para calentar la temperatura corporal con cuidado de no quemar al paciente. Y cuando sea posible el contacto con un servicio de salud no lo demore.