Compartir

tartamudez trastornos del lenguajeLa mitad de los niños afectados tienen antecedentes de familiares que sufren el trastorno, pero aún se desconoce realmente la causa de este problema que aparece entre los dos y los cinco años, cuando el niño aprende a hablar.

¿Por qué empieza a tartamudear un niño? ¿Se trata un problema psicológico o hereditario? ¿Puede curarse? Los expertos de la Fundación Española de la Tartamudez responden a las cuestiones fundamentales.

¿Qué ocurre en el cerebro de una persona que tartamudea?

No se conoce realmente, pero sí sabemos que el cerebro de los adultos con este problema es diferente del de los demás en aspectos relacionados con el procesamiento de la palabra. El hemisferio derecho de los tartamudos parece ser mucho más activo que el de los que hablan normalmente.

¿A qué edad comienza?

Suele iniciarse entre los dos y los cinco años, cuando el niño aprende a hablar. La adquisición del lenguaje supone una tarea tan descomunal, en términos de desarrollo cerebral, que a veces es demasiado para el pequeño.

¿Por qué se origina la tartamudez?

Algo más del 50% de los niños afectados tiene antecedentes familiares del trastorno, pero hay otros que no tienen un historial familiar de tartamudez. La teoría actual es que existe un factor hereditario y que hay otros aún no determinados.

¿Y cómo se manifiesta esa predisposición?

Todo está latente hasta los dos años. A partir de entonces, y hasta los cinco años, esa potencialidad se convierte en realidad. Puede ocurrir por retrasos en el aprendizaje de la palabra, o bien activarse en situaciones estresantes, como el nacimiento de un hermano, la muerte de un familiar o un cambio de domicilio. La mayoría de los padres no debe preocuparse: el 75% de los niños afectados supera su problema al crecer. Se ha comprobado que los que no lo hacen son justamente los que más ansiedad desarrollan. Eso significa que la personalidad juega un importante papel.

¿Qué efectos tiene la tartamudez en el niño?

Puede evitar hablar con sus compañeros o amigos por miedo a hacer el ridículo. En el colegio, dirá ‘no lo sé’ cuando le pregunta el maestro, aunque conozca la respuesta… Todo ello potencia el retraimiento social y académico. Algunos adultos con este problema eligen una profesión sin tener en cuenta su vocación, sólo porque no implica la relación con la gente…

¿Se cura la tartamudez?

Suele remitir hacia la adolescencia. La buena noticia es que algunas terapias pueden ayudar a personas de cualquier edad. En ciertos casos, se reduce de tal modo que deja de ser un problema.

Así puedes ayudar a tu hijo

  • Habla con él pausada y tranquilamente
  • No preguntes demasiado. Los niños hablan más tranquilos al expresar sus ideas que si responden a preguntas.
  • Reserva un rato cada día para dedicárselo. Deja que sea él quien decida cuándo hablar.
  • Procura respetar los turnos de palabra. Los niños se sienten más seguros si hablan sin interrupciones.
  • Puedes contactar con la Fundación Española de la Tartamudez (www.ttm-espana.com).