Compartir

tonificar el vientreHay pocas cosas tan seductoras en la anatomía femenina como un torso firme, un vientre plano o una cintura de avispa. Además, la zona del abdomen, si está perfectamente tonificada, es un punto de referencia para saber si estás en plena forma.

Una barriga prominente o unos michelines perfectamente adosados a tu cintura son indicativos de que debes tomar medidas ante la invasión de la grasa. Para conseguir unos resultados más o menos visibles al tonificar el vientre y lograr una ‘tableta de chocolate‘, miles de hombres y mujeres acuden a diario a los gimnasios y realizan todo tipo de ejercicios durante horas.

Por supuesto, la genética también juega un papel importante, y es determinante para que la grasa tenga tendencia a colocarse en un sitio u otro de nuestro cuerpo. Además, nos encontramos con un problema añadido. Los ejercicios que están dirigidos a eliminar el tejido adiposo de un lugar específico, no sirven de mucho si tienes tendencia a acumular grasas. Por muchos abdominales que hagas, debes bajar ante las reservas de grasa de tu cuerpo para que el músculo sobresalga.

Tampoco debes hacer mucho caso de esos métodos milagrosos, como algunas cremas o masajes, que te aseguran que podrás eliminar la grasa que te sobra y tonificar el vientre sin ningún esfuerzo. Cada cuerpo es diferente, y engorda y adelgaza de manera distinta.

Ante este panorama, surge la inevitable cuestión: ¿para qué sirve hacer ejercicio si no vas a conseguir una cintura de modelo?. La respuesta es sencilla, hay varias razones por las que conviene tonificar el vientre:

  • Unos abdominales bien entrenados siempre serán más bonitos y firmes.
  • El entrenamiento de los abdominales te ayudará a mejorar tus posturas a la hora de sentarte, agacharte, andar…
  • Necesitas tener el torso firme y fuerte para evitar los dolores de espalda; uno de los males más comunes y que afecta a muchas mujeres.