estornudarLas alergias son respuestas “exageradas” de las defensas del organismo ante la presencia de sustancias como el polen, el polvo, plantas, comidas, animales y telas, entre otros; y que normalmente se presentan junto a estornudos,  lagrimeo, secreción nasal clara y picazón en la nariz. Se manifiestan en grandes y chicos de diferentes maneras e intensidad y en algunos casos puede ser mortal.

Las alergias son hereditarias y, desafortunadamente, se encuentran entre las pocas enfermedades que van en aumento. Varias causas han producido ese incremento. Entre ellas destaca la vida sedentaria de la mayoría de las personas y, en especial, los niños, que pasan mucho tiempo frente al televisor y no hacen ejercicio. Los alimentos como el huevo, leche, cacahuate y el pescado son otro tipo de sustancias que provocan alergias.

Otros tipos de alergias comunes y sus reacciones:

Rinitis. Afecta principalmente a los conductos nasales; es también conocida como la fiebre del heno y se manifiesta durante todo el año, produciendo estornudos.

Eczema o dermatitis. Se presenta como una erupción crónica con comezón en la piel. Es un mal común en niños pequeños. Una variante de esta alergia se contrae por contacto con elementos como la hiedra venenosa, productos químicos, cosméticos o detergentes domésticos.

Urticaria. Causa ronchas y picazón, dolor de estómago y problemas respiratorios, que en algunos casos requieren de atención médica de urgencia. Generalmente este mal se liga con la ingestión de ciertos alimentos o medicamentos.

Qué provoca las alergias

Las sustancias causantes de las alergias se conocen como alérgenos; pueden entrar al organismo de diversas maneras:

  • Por inhalación a través de la nariz y los pulmones. El polen de árboles, hierbas y arbustos es uno de los alérgenos que más afecta a las personas, desde el principio de la primavera hasta el final del otoño. Las partículas de polvo acumulado en el interior de las casas, el moho, los ácaros y la caspa de perros, gatos, conejos o caballos son otros factores que causan alergias, así como la presencia de plagas de cucarachas y ratones.
  • Por ingestión oral. Entre los alimentos alérgenos más frecuentes destacan el camarón, la leche, algunos granos como cacahuates o las nueces.
  • Por inyección. Algunos antibióticos, como la penicilina, también pueden causar ese tipo de reacción.

Quiénes son susceptibles de sufrir alergias

Así como hay personas rubias, gordas, altas o calvas, hay otras susceptibles a las alergias. Cualquiera puede nacer con una tendencia alérgica, la cual puede desarrollarse en alguna época de su vida. Varios factores influyen para que se desarrolle este tipo de sensibilidad, que no es contagiosa. Por ejemplo:

  • Los genes de los padres del paciente.
  • La exposición a estos agentes alérgenos a los que el paciente reacciona en forma extrema.
  • El tiempo y la intensidad de esa exposición.

Algunas medidas de autoayuda para las personas con alergias:

  • Permanecer en lugares cerrados y ventilados con aire acondicionado.
  • Aprender a reconocer las plantas y alimentos alérgenos.
  • Evitar alimentos o sustancias que provocan reacciones alérgicas en los niños o adultos.
  • Evitar el humo de cigarrillos cerca de las personas alérgicas.
  • Mantener a las mascotas fuera de las recámaras o de la casa.

Tratamientos contra las alergias

Existen muchos medicamentos eficaces para tratar los diferentes tipos de alergias. Algunos se pueden adquirir sin receta médica, como los antihistamínicos. Estos son recomendados para contrarrestar la comezón en algunos casos de rinitis y eczema; también, para controlar los estornudos y la secreción nasal.

Es importante que los pacientes con todo tipos de alergias sepan que los antihistamínicos producen sueño. Los adultos deben conducir con cuidado, después de cada dosis. En los niños provoca una menor capacidad cerebral.

En casos extremos y cuando los pacientes han sido sometidos a diversos tratamientos sin éxito, los doctores pueden recetar inyecciones para controlar las alergias. Las vacunas son el tratamiento más recomendable en casos severos de alergias porque mejoran el estado del paciente hasta en un 95%.

Los inhaladores, que sólo proporcionan un alivio momentáneo, se usan excesivamente. Pocos saben que éstos deben emplearse junto a un antiinflamatorio y que a la larga el abuso puede resultar contraproducente en el tratamiento de los diferentes tipos de alergias.