Compartir

tiempo a solasEstar sola es muy distinto a sentirse sola. Si has programado unas vacaciones en soledad o simplemente un tiempo en casa, te conviene tener en cuenta que:

Intimidad

Unas vacaciones de este tipo pueden convertirse en un viaje interior, en un viaje que promueve recursos que no se hubieran puesto en juego si no se vive esa experiencia.

Reflexión

Al tomar distancia con las personas con las que solemos convivir, podemos pensar en ellas de otra forma y reflexionar sobre nuestras relaciones. Unas vacaciones en soledad pueden servir para distribuir mejor nuestro mundo interno.

Superar la inseguridad

Si es la primera vez , es lógico que tengas un poco de miedo. La inseguridad ante una situación desconocida se pasará cuando compruebes que la experiencia te hace sentir mejor contigo misma.

Pensar en la pareja

Si tus relaciones de pareja no están bien, quizá unos días sola te ayuden a reflexionar sobre lo que ocurre y después puedas hablar mejor con él. Tomar distancia permite aclarar las ideas propias.

Comunicación fluida

Hablar con los hijos de forma más paciente y distendida a como se hace en la rutina habitual puede ser una buena manera de acercarte a ellos, sobre todo si, por separación o divorcio, no pasas con ellos todo el tiempo que quisieras.