Salud

Terapia de reemplazo hormonal, tratamiento para la menopausia

terapia de reemplazo hormonalEl 15 por ciento de las mujeres occidentales mayores de 50 años recurre a la terapia de reemplazo hormonal (TRH) para mejorar su salud y calidad de vida. Un número importante de ellas recibe una combinación de estrógenos y progesteronas como tratamiento para la menopausia.

La edad promedio en que las mujeres experimentan la menopausia es a los 50 años. El incremento de la esperanza de vida en nuestros países, particularmente de las mujeres, ha condicionado a que ellas pasen una tercera parte de sus vidas en la fase del climaterio (entre los 45 y los 65 años) y principalmente en la posmenopausia, que comienza un año después de la última menstruación.

La terapia de reemplazo hormonal, con el fin de mejorar el nivel de vida de las mujeres lo que hace es regular las subidas y bajadas de hormonas que sufren las mujeres durante la menopausia. Esto se consigue usando hormonas sintéticas, que una vez dentro de organismo funcionan como si fueran naturales.

La menopausia es un proceso biológico natural y consiste en el cese definitivo de la menstruación. Marca el final de los años de fertilidad y reproducción.

El hecho de que las nuevas generaciones de mujeres en etapa de climaterio son más activas hace que los síntomas que surgen a esa edad se acepten con mayor naturalidad. A pesar de esto, sigue habiendo escasa comprensión en general.

Todavía es frecuente que las pacientes lleguen a la consulta argumentando que se sienten bien, pero que desean seguir manteniéndose de igual forma. Aunque todavía no existe la fórmula para mantener la eterna juventud, sí hay estrategias para mejorar el envejecimiento.

Antes, las pacientes preguntaban por síntomas, porque sufrían bochornos y se sentían mal, pero ahora consultan para saber qué hacer desde ahora a 10 años. Se trata de adoptar un tratamiento que les dé mediana seguridad de que no se van a enfermar y de que continuarán activas, trabajando, sin olvidar las cosas y sin tener interferencias en su sexualidad.

Por eso, los médicos recomiendan que las mujeres comiencen a preocuparse a partir de los 45 años. A esa edad todavía se pueden modificar estilos de vida, adecuarse a programas de ejercicios, cambios dietarios, disminuir el tabaco y, sobre todo, crear una cultura distinta.

Es importante que sepan que tendrán transformaciones en su composición corporal, que el cuerpo cambiará con la menopausia; seguramente subirán de peso, sufrirán una redistribución del tejido graso y perderán masa muscular. Sin embargo, son cambios que se pueden sobrellevar perfectamente.