Compartir

sueño y la memoriaDurante el día vamos recogiendo cierta información y aprendiéndola. Pero es durante la noche cuando tiene lugar el proceso fundamental para que lo más importante del día se pueda recordar. Mientras se duerme, el cerebro se encarga de clasificar la información y archivarla. Por eso, si se interrumpe el sueño, el proceso de memorización se para.

Dormir bien y sin interrupciones es vital para el descanso, pero también para la memoria, sobre todo durante la adolescencia, cuando el día a día requiere atención y aprendizaje. Pero son muchas las formas en las que se detiene el proceso de aprendizaje y memoria al interrumpirse el sueño, un caso que destaca últimamente es la gran cantidad de publicidad que llega a los móviles por la noche y que puede interrumpir nuestro descanso.

Una encuesta belga, realizada a unos 2.500 adolescentes y publicada en el Journal of Sleep Research, reveló que el 10% de los jóvenes de 16 años se despiertan varias veces a la semana debido al pitido de los sms, mensajes o email publicitarios. Mientras que el 20% se despierta hasta tres veces al mes.

Estos mensajes publicitarios recibidos por la noche despiertan con su pitido a los adolescentes. Estos, incapaces de esperar a la mañana para abrirlos, se desvelan y, después, deben intentar volver a conciliar el sueño. Según los expertos, esta interrupción podría tener consecuencias en el trabajo de la escuela y el resultado de los exámenes, así como en su salud y su crecimiento.

Los especialistas del sueño creen que despertarse de un sueño profundo interrumpe el proceso vital del subconsciente en el que el cerebro memoriza todo lo que se ha aprendido a lo largo del día. Además, se sabe que los niños que son privados de sueño les es más difícil concentrarse en clase.

Las hormonas del crecimiento sólo se excretan durante el sueño, por lo que si este se interrumpe, podría haber graves consecuencias”, advirtió Neil Stanley, miembro de la Sociedad Británica del Sueño y académico de la Universidad de Surrey (Reino Unido).

Stanley añadió que “si no dormimos, nuestra habilidad para aprender puede fallar y el rendimiento de los niños en la escuela puede sufrir. El sueño es muy importante para el desarrollo de los niños y su interrupción siempre le perjudica”.