Compartir

bálsamos para la pielHidratan, alisan y no engrasan. Utilízalos en la piel y el cabello para lograr una máxima suavidad. El éxito de los aceites se debe a que proporcionan un aspecto terso, favorecedor y duradero a la piel.

Los solares deben llevar protección

Desde siempre, los aceites solares se han asociado a un bronceado rápido. Con índices de protección mínimos han resultado irresistibles por su capacidad para tostar la piel de forma acelerada. Afortunadamente para las consumidoras de estos productos, las fórmulas ya incluyen índices más elevados, sin perder un ápice de efectividad ni hedonismo.

Los aceites secos resaltan las pieles mates.

Toda la familia bien hidratada

El momento óptimo para aplicar los aceites es al salir de la ducha, sobre la piel limpia y húmeda. En la bañera puedes verter un chorrito para notar sus propiedades suavizantes. La falta de elasticidad de la piel favorece la aparición de estrías. Los aceites son muy adecuados para evitarlas en mujeres con oscilaciones de peso y en embarazadas.

Aunque se absorben enseguida y no dejan rastros de grasa, es mejor no vestirse inmediatamente. Si la piel está muy seca, después de unos segundos, se puede dar una crema hidratante.

Con nácares y perfumes

Su acción es instantánea y sobre la piel bronceada la resaltan con un velo sedoso y satinado. La base de estos productos, ya sean ricos o ligeros, perfumados o no, es un aceite vegetal puro y nutritivo. Puede ser de oliva, avellanas, almendras, nueces de macadamia, aguacate, borraja… o de flores y plantas exóticas, pero siempre rico en ácidos grasos esenciales. Esta base se mezcla con otros componentes protectores y reparadores para redondear la fórmula.

El brillo natural de los aceites a veces se acentúa con micropartículas de nácar que brillan en la piel y el cabello. Su uso es especialmente recomendado en las noches de fiesta. Estos aceites, que realzan el bronceado, exigen moderación en su aplicación para no resultar excesivos. Pueden aplicarse en el escote, la espalda y los hombros, con los vestidos de verano. También iluminan y embellecen las piernas.