Compartir

sobreentrenamientoCon estados de sobrecarga biológica, llegamos irremediablemente al sobreentrenamiento. Básicamente hay dos tipos: el leve, a corto plazo, y otro más grave, a largo plazo.

En el sobreentrenamiento leve, la recuperación metabólica es inferior a los fenómenos catabólicos, producto del entreno. El remedio será abandonar unos días la actividad deportiva y descansar. Si no lo hacemos, caeremos en el agotamiento y, consecuentemente, en el sobreentrenamiento grave. Éste implica grandes alteraciones del metabolismo en distintos sistemas (endocrino, inmunitario, neurológico, etc.). La recuperación será larga, pudiendo transcurrir semanas o incluso meses. Por tanto es esencial no forzar el cuerpo hasta estos límites y observar atentamente cómo responde a los ejercicios.

En el mundo del deporte outdoor nos puede ocurrir fácilmente un fenómeno similar al regresar de una expedición, ascensión o competición. Nuestro cuerpo ha estado trabajando al límite bastante tiempo y de forma continuada. Es difícil saber cuánto tardará el organismo en recuperarse, puesto que todos somos distintos. Otro factor que también influye en estos casos es la forma física del deportista.

En ocasiones, la excesiva motivación puede ser un factor provocador del sobreentrenamiento, ya que el individuo no baja el ritmo cuando entrena. Esto se debe a que planifica excesivas metas y objetivos, demasiadas salidas de alto nivel o competiciones.

Son muchas las causas que pueden influir en un sobreentrenamiento: estrés, problemas personales, entrenamientos mal planificados, etc. No obstante, toda ellas tienen un factor común: la baja calidad de recuperación.

Síntomas del sobreentrenamiento

  • incremento de las pulsaciones
  • subida de la presión arterial
  • cansancio al despertar
  • depresión
  • bajo rendimiento en el entreno
  • fatiga
  • pérdida de motivación
  • dolor muscular
  • lesiones