Compartir

síntomas del estrés¿Se puede vivir positivamente con estrés? La también considerada “enfermedad del milenio” ha acompañado a la humanidad desde épocas ancestrales, se sabe que puede generar o agravar otros padecimientos, como la diabetes y la gastritis.

Los estudios del estrés surgen en los años 30, cuando el fisiólogo Pavlov revela que es un estímulo a una respuesta o un reflejo. Después el fisiólogo Sylie acuña el término estrés.

El estrés, se representa como un reflejo de lucha o huida a todo acontecimiento nuevo, lo cual provoca algunas reacciones químicas en el organismo.

Estas sustancias químicas a su vez son generadas hormonalmente por la adrenalina y el cortisol, que provocan que se acentúe la palpitación y aumenten el riego sanguíneo y la respiración; todo este proceso prepara a la persona para huir o luchar ante una situación tensa.

Además de presentar estos síntomas, indica, el estrés incrementa los niveles de azúcar en el individuo que, en algunos casos, podría afectar a diabéticos negativamente.

Por tanto el estres, en mayor o menor medida, es inevitable. Sin embargo debe ser bien manejado, sin llegar a la etapa de desgaste, porque el estrés tiene diferentes etapas.

La primera etapa consiste en prepararte para la acción; la segunda es de resistencia, en donde se está esperando una reacción como respuesta, y si la respuesta es física se libera el estrés.

Pero cuando no es una reacción física que implique movimiento, dice, la etapa de resistencia concluye en una de desgaste, y es cuando vienen todas las enfermedades, como la diabetes y la depresión.

Y cada vez que el hombre interactúa con otras personas y con su medio va creando diferentes dosis de estrés que terminan convirtiéndose en síntomas del estrés; por ejemplo, cuando ve las noticias sobre la guerra, pero puede ayudar o afectar, dependiendo de cómo se reaccione frente a él.

Efectos del estrés

El estrés tiene efectos físicos y emocionales que pueden crear sentimientos positivos y negativos.

Los de influencia positiva, señala, son cuando el estrés estimula a actuar, y el negativo es cuando resulta en sentimientos de distracción, repulsión, odio y depresión.

Hay que recordar que la calidad de nuestra salud y rendimiento se elevan de forma paralela al estrés (fase positiva), pero cuando sigue aumentando, la salud y el rendimiento disminuyen, entonces pasa a la fase negativa.

Para poder poner en práctica una guía que ayude a controlar el estrés, se debe identificar primero qué es lo que causa tal angustia. A veces pueden ser los ruidos, la temperatura, la radiación, las vibraciones y las limitaciones físicas.

Luego hay que saber cuáles son las causas que debemos controlar para no caer en el estrés, como las posturas inadecuadas, no identificar prioridades, incapacidad de afrontar problemas, temor al fracaso y baja autoestima.

Las situaciones que pueden provocar el estrés, son los embarazos, problemas sexuales, matrimonios, divorcios, enfermedades terminales en los seres queridos, incertidumbre sobre el futuro, conflictos con la pareja o hijos, además de situaciones económicas y laborales, entre muchas otras.

¿Qué hacer para liberarnos de las tensiones?

  1. Entender los seis campos principales para mejorar la tensión: crear conciencia, una buena nutrición, ejercicio, comunicación, relajación y la administración de la forma de vida.
  2. También puedes salirte del ambiente en donde haya tensión.
  3. Aprende a utilizar las técnicas de relajación que contrarresten los efectos tóxicos de un ambiente estresante.

Fases positivas del estrés

  • Vitalidad
  • Entusiasmo
  • Optimismo
  • Actitud positiva
  • Alta productividad
  • Alta creatividad

Fases negativas

  • Fatiga
  • Falta de concentración
  • Mala comunicación
  • Depresión
  • Pesimismo
  • Enfermedad
  • Bajo nivel de productividad y creatividad

 Síntomas del estrés

Entres los principales síntomas del estrés encontramos los siguientes, aunque hay que tener en cuenta que no en todas las personas se presentan de la misma manera y con la misma intensidad.

  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Alteración del ritmo menstrual
  • Sensación de hormigueo en brazos y piernas
  • Fatiga o cansancio
  • Micciones frecuentes
  • Migrañas
  • Erupciones cutáneas
  • Dificultad visual para enfocar
  • Dolor abdominal espasmódico y diarrea
  • Falta de líbido (inapetencia sexual).

Síntomas de comportamiento

  • Indecisión y descontento injustificado
  • Aumento en la dependencia de drogas, tranquilizantes y somníferos
  • Exceso o pérdida del apetito
  • Insomnio