Compartir

tratamiento síndrome del colon irritableNo se conoce la causa del síndrome de colon irritable, pero tiene que ver con el estrés y, además, afecta el doble a las mujeres. Algunos remedios pueden aliviar sus síntomas.

En contra de la opinión de mucha gente, el SCI, o Síndrome de Colon Irritable, no conduce a algo más serio, como cáncer de colon o colitis ulcerosa. En cambio, su diagnóstico no es fácil (a menudo, las pruebas no revelan nada) y de hecho se suele llegar a él por eliminación, tras descartar problemas con síntomas similares, como diverticulitis, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, parásitos intestinales…

También, aunque es tan frecuente como el catarro común (afecta al 20% de la población adulta y al doble de mujeres que de hombres), los expertos siguen sin ponerse de acuerdo respecto de sus causas. En la lista de culpables figuran desde infecciones parasitarias a intolerancia a la lactosa (el azúcar natural de la leche), pasando por alergias alimentarias o el abuso de antibióticos.

En lo que sí coinciden todos es en que el estrés agrava los síntomas. Las mujeres violadas, maltratadas física o emocionalmente o que no expresan sus sentimientos son más propensas a padecer el problema.

Tratamiento del síndrome de colon irritable

En cuanto a los medicamentos disponibles (antiespasmódicos, antidiarreícos, antidepresivos…), sus efectos son parciales. A menudo, los efectos secundarios de algunos -boca seca, visión borrosa, estreñimiento, somnolencia- hacen abandonar el tratamiento a muchas personas.

Por fortuna, hay novedades. Un sorprendente estudio realizado en Estados Unidos reveló que un 78% de afectados con síndorme del colón irritable tenían un exceso de bacterias en el intestino delgado y que sus síntomas mejoraban mucho o desaparecían tras un tratamiento con antibióticos.

Mientras la eficacia de ésa y otras terapias se confirma, algunas recomendaciones dietéticas y cambios en el estilo de vida han demostrado ser muy beneficiosos. Ésta es la ‘carta’ de remedios:

  • El psyllium. Procedente de las semillas del plantago (llantén), es una fuente de fibra que evita tanto el estreñimiento como la diarrea (porque absorbe el agua y aumenta el tamaño de las heces). Hay que beber mucha agua al día.
  • La bacteria acidophilus. Presente en algunos yogures (y en el tracto digestivo), esta bacteria benéfica ayuda a la digestión y combate la acción de bacterias perniciosas.
  • Las enzimas digestivas. Son productos dietéticos que complementan la acción de las secreciones del páncreas.
  • Una dieta rica en fibra. Hay quien mejora mucho y quien empeora con ella; por eso, lo mejor es experimentar, introduciendo de forma paulatina en nuestra dieta alimentos ricos en fibra.
  • El ejercicio diario. Está comprobado que caminar, bailar o nadar 20 minutos al día ayuda a normalizar los movimientos intestinales.
  • Además, algunas técnicas para reducir el estrés como son el ‘biofeedback’, la meditación o el yoga son muchas veces el mejor tratamiento para conseguir una buena salud. 

Lo que hay que evitar

  • Las grasas.
  • Las legumbres y verduras flatulentas (como alubias y coles).
  • El sorbitol (un edulcorante artificial).
  • Las comidas copiosas y rápidas.
  • La intolerancia a la lactosa (lácteos). Lo puedes saber observando si la leche tomada en ayunas te produce gases, diarrea o dolores abdominales en cuatro horas. Si es así, tienes que observar los efectos de tomar en ayunas leche tratada con lactasa (la enzima que digiere la lactosa); si no los notas, puede que tengas intolerancia a la lactosa.