Compartir

significado elementosCada uno de ellos nos influyen según nuestro temperamento. Buscar el que nos complementa es necesario para alcanzar el equilibrio interior.

Todos sabemos que el aire es ligero y se respira, que el fuego está caliente y quema, que el agua es un líquido y aplaca la sed, y que la tierra es sólida.

Desde el punto de vista simbólico, los cuatro elementos se relacionan con aspectos del mundo interior: el aire representa el mundo de los pensamientos, y su expresión; el fuego es la luz, la pasión y la intuición; el agua simboliza las emociones, los sentimientos; y la tierra equivale a la estructura, la consistencia y las cosas físicas.

Aire

Las dificultades en este área, tienes que practicar respiraciones pausadas y profundas. Una respiración adecuada y el aire limpio son tus aliados.

  • Las personas del tipo aire son ingeniosas y ocurrentes, activas y muy rápidas mentalmente.
  • El aspecto negativo es que no pueden estarse quietas. Agotan a todos los que les rodean y ellas mismas suelen ser víctimas del estrés y de su propio nerviosismo.
  • Suelen tener las manos y los pies fríos, tienen mucha energía pero la consumen con rapidez. Su piel tiende a ser seca y son sensibles y muy sentimentales.

Agua

  • En el lenguaje simbólico, el agua se relaciona con las emociones. Recuerda que sanar una emoción negativa provoca efectos en cadena que repercuten positivamente en todas las dimensiones de nuestro ser.
  • El agua puede ayudarte, ya que no solamente sirve para depurar el organismo y tener una piel más suave; también contiene elementos sutiles que benefician directamente nuestro principal motor anímico, es decir, nuestras emociones (el término emoción viene de la palabra latina emovere, que significa lo que mueve).
  • Las personas del tipo agua son sensibles, vulnerables y propensas a llorar con facilidad. La tendencia que tienen a expersar los sentimientos con lágrimas, es la expresión externa de un fuerte contenido emocional.
  • Al contrario, la escasez de agua en una persona hace que ésta tenga un caracter árido y distante y que se muestre fría y calculadora. Pero no hay que olvidar que en su aspecto negativo, un exceso de agua es como un río desbordado, capaz de arrasar todo sentido de la realidad y medida.

Fuego

  • El fuego es calor y luz. Simboliza el entusiasmo, la pasión, el deseo… El dominio del fuego fue uno de los actos, en la historia del hombre, que marcó su periodo de transformación de animal a ser humano; representa la luz de la inteligencia y el valor para guiarnos por ella.
  • Las personas del tipo fuego son dinámicas y apasionadas. En el aspecto negativo, son exigentes, dominantes y bastaste críticas.
  • Si perteneces a este tipo de persona la clave para domar un temperamento tan fuerte es no dejarte llevar por los arrebatos.
  • El sol y la luz son los principales elementos naturales asociados
    con el fuego.

Tierra

  • La tierra es el suelo que pisamos, el hogar y la madre. Tiene un alto simbolismo de nutrición y alimento.
  • Las personas de tipo tierra son calmadas, pacientes y leales. En el aspecto negativo, suelen ser perezosoas y pasivas. Necesitan empuje.
  • También son minuciosas, ordenadas y un poco cuadriculadas. Quien tiene un predominio de tierra en su personalidad suele preocuparse mucho por las cosas materiales, si bien su carácter realista y perseverante le lleva, en la mayoría de las ocasiones, a materializar sus proyectos.