Compartir

perro vomitaPor lo general, los perros y los gatos sufren de vómitos cuando comen algo que no debían (como basura, comida descompuesta, grama, etc.), porque ingieren grandes cantidades de alimento o porque comen muy rápido. Aquí tienes 8 tips que te facilitarán el tratamiento de tu mascota antes de llamar al veterinario:

  1. Dale un rápido alivio: Luego de que tu animal vomita, su estómago necesita un descanso. No le des comida por 24 horas. Si después de esto continúan los vómitos, llama al veterinario.
  2. Hidrátalo: Una vez que lo peor ha pasado, motívelo a tomar agua para evitar una deshidratación.
  3. Hielo: Si al animal no le provoca tomar agua, déjelo chupar hielo. De esta manera ingiere agua de manera más lenta, lo que en muchos casos puede resultar mejor. Aunque a ellos les gusta mucho jugar con los cubos de hielo, no le des más de uno cada 15 minutos.
  4. Menú blando: Luego de 24 horas sin comer, lo más probable es que tu mascota esté hambrienta. Se recomienda mezclar dos partes de arroz blanco con una de pollo cocido sin piel. Comienze a alimentarlo en pequeñas cantidades cada 4 horas y si le fue bien después de un día puedes darle la cantidad de siempre.
  5. Devuélvele su comida favorita: Después de dos días de dieta blanda puedes comenzar a darle su comida normal. Los veterinarios recomiendan ir cambiando un cuarto de ración de comida blanda por la regular cada 4 días hasta volver a la normalidad.
  6. Cálmalo con antidiarreicos: Incluso después que halla vomitado, lo más seguro es que el animal no se sienta nada bien. La medicina ayudará a su estómago a estabilizarse. Dale una cucharada pequeña por cada 4 kilos de peso. De todas formas para mayor seguridad pregunta a tu veterinario.

¿Cuándo debes llamar al veterinario?

Cuando el gran apetito del animal es causa regular de enfermedad, pero nunca como ésta vez. También si está aletargado y desorientado (como borracho) o si vomita con demasiada frecuencia.

Para ayudar al veterinario fíjate si el vómito contiene sangre, fluidos verdes-amarillos u otras cosas extrañas. Esto será de gran ayuda para el diagnóstico profesional.

Las causas más comunes de los vómitos son los envenenamientos por plantas, las bacterias, tóxicos, aunque también pueden ser reflejo de problemas más serios como tumores cerebrales, úlceras o enfermedades en el hígado o riñón.