Compartir

ser realmente felizSon muchas las personas que se pregunta si se puede ser completa y realmente feliz. Es una pregunta difícil de responder que se complica ya que en la vida existen muchos factores que pueden impedirla, especialmente los miedos.

Los errores: o se atajan o se repiten

Aquello que nos hace sentir mal y con lo que no queremos enfrentarnos, con el argumento de que somos más felices en la ignorancia, responde a una idea equivocada de cómo funciona el psiquismo, pues sólo comprendiendo nuestros miedos podremos llegar a ser realmente felices.

En caso de no hacerlo, ‘pasamos la pelota’ a la siguiente generación. Cuando en una familia se niegan los problemas del padre, se está abonando el terreno para que uno de los hijos repita ese conflicto. Es posible ser felices si hemos soportado el dolor de ayer.

Luchar contra la infelicidad

La felicidad exige un cierto conocimiento de la infelicidad. La dicha, como el amor, se construye sobre un fondo de ausencia, sobre la certeza de que se puede perder.

Alcanzar un mayor bienestar es posible si sigues estos consejos:

  • El pasado no se puede cambiar, pero sí la forma de verlo.
  • Acepta tu forma de comportarte sin buscar siempre la aprobación de los demás.
  • Reflexiona sobre lo que es realmente importante para ti.
  • Aprende a disfrutar de lo que te gusta. Si no puedes, es porque te domina un sentimiento de culpa que no reconoces.

La culpabilidad inconsciente es uno de los mayores generadores de infelicidad. Nos induce a creer que no merecemos lo que tenemos, de modo que, para calmar ese sentimiento, nos privamos de lo que nos proporciona placer.

Mi querida imperfección

La base sobre la que se apoya la posibilidad de ser realmente feliz no se encuentra sólo en nuestros éxitos y virtudes, sino en aceptar nuestras imperfecciones.

  • Aprender de nuestros fallos, amarnos como realmente somos, nos provoca una paz interna que favorece la posibilidad de realizar lo que deseamos.
  • La felicidad consiste en haber llegado a un acuerdo que nos conduzca a estimarnos como somos, sabiendo que toda conquista personal requiere un esfuerzo.

Conócete mejor ¿qué es la melancolía?

  • Aunque la equiparamos a la tristeza, en psicología es una afección grave, caracterizada por un estado de desgana general y una mala consideración de sí mismo.
  • El melancólico se hace recriminaciones de manera continua y ofrece a los demás una imagen poco atractiva. Asegura que no sirve para nada, que todo le sale mal y que tiene mala suerte. En realidad, padece un sentimiento de culpa que le hace castigarse.
  • Ha hecho una regresión psicológica y se comporta como un niño que necesita ser guiado. Se encuentra identificado con un objeto amoroso (generalmente la madre o el padre) del cual depende demasiado, por lo que lo odia y lo ama al tiempo. El odio le hace sentirse culpable y alivia ese sentimiento haciéndose reproches.
  • La melancolía precisa un tratamiento para poder superarla.