Compartir

cirugia tejido senosLa reconstrucción de los senos con tejidos propios de la paciente tras la extirpación de un cáncer es una de las nuevas técnicas que se analizan en el XXXV Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, que se ha inaugurado este miércoles en Las Palmas de Gran Canaria, y donde también se han presentado los últimos avances en cirugía facial.

Así lo expuso hoy en conferencia de prensa la cirujana finlandesa Sirpa Asko-Seljavaara, experta en reconstrucción mamaria mediante microcirugía, quien explicó que en esas intervenciones “es muy importante utilizar los propios tejidos de las pacientes“.
Asko-Seljavaara afirmó que las finlandesas y las españolas “tienen la particularidad de tener senos y abdómenes bastante amplios”, lo que permite utilizar los tejidos sobrantes para reconstruir el pecho “y conseguir una mejor figura”.

La doctora consideró que de ese modo se extirpa el cáncer y se reconstruye la mama en un sólo acto quirúrgico con unos resultados “homogéneos”. “Si la paciente aumenta o disminuye de peso después de la operación, el seno también lo hace”, subrayó.

A ese respecto, el francés Claude Lassus disertará en el congreso, al que asisten 300 expertos de varios países, sobre un método de corrección de senos de gran tamaño mediante una técnica denominada vertical, que permite reducir las cicatrices postoperatorias en forma de “T”.

El nuevo método implantado por Lassus supone ventajas para la paciente, entre ellas la imposibilidad de que la cicatriz se haga gruesa y el mantenimiento del seno reducido en un período aproximado de veinte años, refirió.

Avances en la cirugía facial

El estadounidense experto en técnicas de rejuvenecimiento facial Foad Nahai afirmó que los avances en esa materia han estado orientados a que “el único objetivo no sea tensar y quitar mucha piel“, ya que “ha cobrado importancia el tratamiento de los tejidos más profundos, como los músculos y el mantenimiento de las grasas”.

En ese sentido, destacó la introducción de la endoscopia en este tipo de cirugía, que permite “hacer pequeñas incisiones que dejan mínimas marcas en el cuero cabelludo”, refirió. La introducción del láser ha permitido el empleo de técnicas como la denominada “resurfacing”, que ha supuesto importantes avances en la mejora de la superficie de la piel después de ser estirada.

La tendencia es practicar una cirugía que posibilite al paciente obtener una apariencia natural y que deje las menores secuelas posibles“, aseveró. El presidente de la Asociación Europea de Cirujanos Plásticos, experto en el tratamiento quirúrgico de los párpados, explicó que la zona orbitaria del ojo es la que primero se deteriora, tanto en el hombre como en la mujer, por lo que es la cirugía más precoz.

De la Plaza ha sido el precursor en la introducción de una nueva técnica que permite conservar los tejidos grasos que rodean al ojo en las intervenciones de párpados, con el objetivo de evitar su hundimiento “y el aspecto cadavérico del paciente que se somete a estas intervenciones”.