Compartir

senos sexualidadPara [email protected] los senos constituyen una poderosa arma de seducción, y este poder pareciera ser independiente a sus formas o tamaño. Aunque en la actualidad los senos de gran tamaño resultan los más demandados en términos estéticos, los pequeños siempre han gozado de buena fama y seguidores.

Dentro del guión erótico los senos concentran buena parte de la atención y el tiempo que se dedica para excitar a la mujer; sin embargo, no todas las formas de estimulación resultan adecuadas y mucho menos efectivas para alcanzar los orgasmos.

Justamente por tratarse de una zona colmada de terminaciones nerviosas el roce debe realizarse con sutileza, y variado; más allá de los pellizcos en la zona de los pezones. La primera sugerencia para las mujeres, es que se permitan un tiempo para admirar la forma, color y detalles de sus senos; por ejemplo el momento del baño resulta adecuado porque además nos permite la privacidad necesaria para comenzar a explorar en términos eróticos.

Se puede probar primero el roce de los senos con agua a temperatura templada y las soluciones jabonosas; y luego dedicarnos a secar con una toalla ejerciendo presión en las zonas que resulten más sensibles a este tipo de textura, como pudieran ser los pezones.

Durante el intercambio sexual la estimulación de los senos nos permite maximizar las sensaciones y el nivel de excitación para alcanzar los orgasmos. Según la literatura, los senos y el clítoris estarían relacionados y forman parte de una intrincada red, que en el caso de muchas mujeres necesitan ser activada de manera simultánea para garantizar sensaciones placenteras durante el coito.

Cuando se estimule esta zona debemos procurar no agotarla con estimulaciones eternas y monótonas que terminan anulando la sensibilidad o fatigando el área. Por ello, pudieran probar con besos, roce con lengua, delicados mordiscos (especialmente en los pezones), caricias con los dedos, masajear con la palma de las manos; y hasta con las uñas se pueden hacer pequeños rasguños con mucho cuidado de no lastimar piel.

La intensidad de la estimulación siempre varía de una mujer a la otra, por eso resulta necesario comunicar a tu pareja el estilo o nivel de intensidad que prefieres. También algunas mujeres disfrutan del juego con temperaturas y para ello sería recomendable probar con lociones que aportan estas sensaciones más que el uso directo del hielo, o la cera caliente, por citar algunos ejemplos.

Más allá del masaje y beneficios que se puede ofrecer a la mujer con la estimulación de los senos, para los hombres también puede resultar una excelente herramienta erótica. Independientemente del tamaño de los senos porque importa más la presión que se ejerce, se puede ofrecer un masaje al pene colocándolo justamente en el surco entre las mamas, el movimiento puede ser vertical y para aquellas que deseen ir un poco más allá la experiencia se puede completar ofreciendo estimulación oral simultanea con el masaje.

En el caso de las mujeres que no se sienten a gusto con esta zona de su cuerpo, deben aprender a disimular los detalles con los cuales no se sientan cómodas con alguna lencería sugerente; y destacar otras partes del cuerpo que te hagan sentir más confiada y sexy.

Finalmente debo recordarles que además de la función erótica de los senos, debemos atender y cuidarlos mensualmente por cuestiones de salud; en el caso del auto-examen de mamas resulta preferible realizarlo la semana siguiente a la menstruación, y especialmente aquellas mujeres que sienten temor a la hora de realizarse el tacto pueden pedir ayuda a la pareja, o incluir este aspecto en la revisión médica ginecológica. Así como también debemos cuidarlos diariamente estando al tanto de cualquier cambio significativo que percibamos, y usando ropa interior que además de hermosa nos ofrezca el ajuste y soporte necesario.