Compartir

Roque agando senderismoEl sendero que ahora presentamos discurre a lo largo de los barrancos de Benchijigua y de Santiago, conformando la cuenca más importante de la vertiente meridional de la isla de La Gomera. Su cabecera está constituida por una gran caldera de erosión, con paredones que superan los 300 m de altura y en los que destaca la imponente mole del Roque de Agando (1.050 m). El espacio aparece intensamente roturado, con una serie de bancales escalonados que se adaptan a la pendiente del terreno intentando retener el escaso suelo fértil. Palmeras, tuneras y ejemplares aislados de pinos canarios, plantados para frenar la erosión, completan el paisaje vegetal de la zona.

A lo largo del mismo, atravesamos algunos caseríos tradicionales de la isla, con nombres ancestrales como Benchijigua o tan curiosos como el de Lo del Gato. Los ejemplos de arquitectura tradicional, plasmados en las pequeñas casas de gruesos muros de piedra y cubierta de tejas, salpican un paisaje que parece haberse detenido en el tiempo. La fertilidad del último tramo del barranco queda demostrada por los bosquetes de palmeras y los diversos cultivos de frutales que cubren su lecho, beneficiándose de una riqueza hídrica que el agricultor ha sabido racionalizar mediante un complejo entramado de canalizaciones y atarjeas.

Descripción del sendero

Iniciamos el recorrido al pie del pitón fonolítico de Agando, en la carretera TF-713 (San Sebastián – Garajonay), justo tras el monumento a los fallecidos en el terrible incendio de 1984, que afectó a parte de las formaciones vegetales de la cumbre. En este primer tramo la vegetación está dominada por jarales, que aprovechan su buena adaptabilidad a los terrenos devastados por el fuego, así como por un escobonal relativamente tupido. A los 2 km. alcanzamos el caserío de Benchijigua, cuya población no supera los 5 vecinos, aunque en la actualidad se ha procedido a la restauración de algunas de sus viviendas tradicionales para dedicarlas al turismo rural; todo ello bajo la triste mirada de la desvencijada ermita de San Juan Bautista.

Se continúa el descenso acompañado por algunos eucaliptus y antiguas huertas, pasando por el Roque San Juan, desde donde se vislumbra una buena panorámica de toda la cuenca hidrográfica y del progresivo encajamiento del barranco, que se estrecha entre paredes casi verticales. Antes de llegar al caserío de Lo del Gato tropezamos con un precioso salto de agua –cuando el invierno ha sido lluvioso-, conocido como Arcón de Minaya.

Normas

  • No recolectar piedras, plantas o animales.
  • No introducir plantas o animales ajenos a los ecosistemas.
  • Deberán respetarse los cultivos y frutales existentes a lo largo del sendero.
  • Deberán respetarse las construcciones y elementos etnográficos existentes, debido a su interés patrimonial.

Equipamiento

  • Invierno: Alguna ropa de abrigo.
  • Es conveniente llevar calzado apropiado e, incluso, bastones, para evitar accidentes.
  • Se recomienda el pantalón largo debido a que algunas plantas tienen los tallos punzantes.
  • Es conveniente llevar protección para la cabeza, gafas de sol y protectores solares, debido a la alta insolación en esta zona de la isla.

Recomendaciones

  • Llevar siempre, al menos, 1 litro de agua y algún tipo de comida ligera y energética. Las fuentes o manantiales que se puedan encontrar no siempre son potables.
  • No abandonar nunca el sendero, no sólo por los posibles daños a la vegetación y a la fauna, sino para evitar riesgos innecesarios.
  • Se recomienda llevar cámara fotográfica, prismáticos e, incluso, una guía para la identificación de plantas y animales para los verdaderos amantes de la naturaleza.

Ficha Técnica

Nombre Sendero del Barranco de Santiago (La Gomera)

Inicio Roque de Agando

Final Playa de Santiago

Longitud 11.796 m.

El tiempo 4 horas

Dificultad Baja

Interés Geológico Roque de Agando

Interés Botánico Medio

Interés Faunístico Medio

Interés Cultural Alto