Compartir

senderismo dolomitasNosotros realizamos el trayecto más usual de esta ruta de senderimso por Los Dolomitas, el que va desde el refugio Brentei hasta el de Alimonta, empezando desde el primero. Sin embargo, como se trata de una ruta circular es indiferente recorrerla al contrario.

Después de un buen desayuno y un capuchino caminamos por el sendero en dirección al macizo de La Brenta, que en poco menos de una hora nos conduce hasta la base de la pared, no sin antes haber pasado por el alto en el que se encuentra la capilla de los escaladores que tuvieron mala suerte en estas montañas. Sus fotos e incluso algún objeto personal decoran las mojadas paredes del templo.

Tras subir escalando por una escalera vertical de casi 30 m. de altura nos situamos en el comienzo del sendero de la vía ferrata de La Bocchette. A partir de este momento asegurarse con los cabos de anclaje al cable de acero es indispensable. El sendero irá subiendo suavemente al tiempo que las paredes se van entrecortando cada vez más. Aunque esta zona de los Alpes orientales apenas está invadida por el turismo masivo que expolia otros lugares de mayor fama, tampoco nos encontraremos solos en la vía de La Bocchette. Con frecuencia nos iremos cruzando con otros montañeros de cualquier nacionalidad, que nos irán informando sobre lo que nos espera. Resulta divertido porque siempre surgen bromas sobre la verticalidad y la estrechez de algunos de los pasos.

La duración de esta ruta por Los Dolomitas dependerá tanto de la soltura con la que andemos por el escabroso terreno, como del tiempo que decidamos invertir en contemplar los increíbles paisajes que nos rodean, aunque lo normal es que nos lleve de 4 a 8 horas.

De cualquier manera, tampoco conviene embriagarse con el místico paisaje que nos envuelve, ya que sin darnos cuenta y como por arte de magia, el esfuerzo psicológico de la altura y los cambios de ritmo irán consumiendo gran parte de nuestras energías, así que es conveniente no dejarse llevar por la fatiga, comer algo de vez en cuando y beber mucho líquido aunque no tengamos sed.

También conviene ir ligero teniendo en cuenta que el micro-clima dolomítico hace que casi todas las tardes caigan fuertes tormentas, por lo que es preferible que nos coja en uno de los refugios disfrutando de otro saludable capuchino italiano.

A medida que vayamos recorriendo la vía ferrata nos iremos sintiendo más seguros y nos moveremos con más comodidad anclando y desanclando los mosquetones con una sola mano hasta que lleguemos al último tramo del sendero de pared que, sin duda, es uno de los más impactantes. Durante estos últimos metros no se nos olvidará auto asegurarnos correctamente, ya que tendremos que atravesar una estrecha arista con gran caída al vacío por ambos lados en la que algunos de los senderistas preferirían cerrar los ojos y andar a ciegas con tal de no mirar hacia sus pies.

Una vez pasado el mal trago nos aferraremos a la escalera vertical que nos bajará a lo largo de los casi 40 metros de vertiginoso descenso al glaciar nevado del Sfulmini, desde donde en 20 ó 30 minutos alcanzaremos el refugio de Alimonta.

Después de un merecido descanso en el refugio tan sólo nos quedará media hora de buen camino para terminar con la ruta circular por Los Dolomitas hasta el refugio Brentei, donde disfrutaremos del recuerdo y el privilegio de haber realizado una de las más bellas y famosas ferratas de los Alpes.

Datos de interés sobre la ruta

Accesos

Por carretera, desde España, tenemos que atravesar Francia. Una vez en Italia debemos continuar en dirección Trento o Bolzano hasta el precioso pueblo turístico de Madonna di Campiglio. Desde esta localidad una carretera en malas condiciones nos llevará hasta el aparcamiento de tierra a la entrada del parque natural.

Si tenemos previsto viajar a Italia en avión, el aeropuerto más cercano es el de Bolzano, donde podemos coger autobuses. Lo más conveniente es alquilar un coche y así aprovechar para hacer un poco de turismo a lo largo de toda la cordillera dolomítica, para de este manera conocer lugares tan emblemáticos como la Marmolada, la Civetta o Lavaredo.

Dificultad del sendero

Si bien la ruta está muy bien marcada y la estrechez del sendero evita cualquier pérdida, el único requisito indispensable es el de no tener vértigo y ser capaces de subir y bajar por escalas de hierro de hasta 20 m. de altura. A pesar de no tener grandes desniveles en su recorrido, por la pared a menudo nos harán falta las manos para hacer suaves escaladas.

Duración

Como hemos comentado el tiempo aproximado viene a ser de 4 a 8 horas dependiendo de la soltura con la que uno se desenvuelva en el medio. Es preferible madrugar, por si acaso.

Equipo necesario

El casco y el arnés con dos cabos de anclaje y mosquetones son absolutamente imprescindibles. Como calzado, lo más cómodo y recomendable son las botas de trekking, aunque cualquier calzado de montaña nos podría servir. Los crampones y el piolet es preferible llevarlos en caso de ir un poco apretados de fechas, o si no estamos acostumbrados a caminar por neveros. Otro material recomendable es el chubasquero, y algo de agua y comida.

Epoca

La época más aconsejable es de mayo a octubre. Después de estas fechas dependerá de la climatología, ya que las nieves pueden convertirlo en un terreno excesivamente técnico. Las cumbres están nevadas durante todo el año, aunque la ferrata es un camino de media montaña que nunca ascenderá a las cotas más elevadas.

Flora

La flora del grupo di Brenta es de una extraordinaria variedad, pasando del olivo, los castaños y las magnolias junto al lago Toblino y el valle del Sarca a la vegetación típica de alta montaña. El ambiente del parque natural es el típico del arco alpino del centro meridional, caracterizado por espléndidos bosques, sobre todo de coníferas (abetos en su mayor parte) y rododendros, que recubren los montes hasta los 1.800 m. para luego dejar paso a los prados alpinos y a la vegetación rupestre que alcanza los 2.500 m.

Fauna

La gran integridad y variedad ambiental del territorio de la Brenta se refleja en una extraordinaria riqueza faunística que incluye varias especies raras y exclusivas del arco alpino. Entre ellas cabe destacar el escaso oso pardo y otros carnívoros como el zorro, el tejón, la garduña y la comadreja, que frecuentan las zonas de baja y media montaña. En alta montaña podemos encontrar martas, armiños, rebecos alpinos, corzos, muflones y marmotas. Los amantes de la avifauna deben incluir prismáticos en la maleta para observar urogallos, perdices, pájaros carpinteros, águila real, gavilan, azor ratonero y halcón peregrino, entre otros.

Alojamiento

Los refugios de Brentei y Alimonta ofrecen excelente servicio de habitaciones y comidas. El precio, un poco elevado como suele pasar en los Alpes. El de Alimonta tiene tartas caseras deliciosas, que no podemos dejar de probar. La acampada libre está prohibida.