Salud

Sencilla guía para revisar los lunares de la piel

Compartir:

revisar lunaresSi bien la mayoría de los lunares de la piel no derivan en melanomas malignos, siempre existe ese riesgo, sobre todo si en su familia hay antecedentes genéticos de cáncer de piel. La buena noticia es que este tipo de cáncer es tratable, siempre y cuando se detecte a tiempo.

El segundo factor de riesgo es el sol. Hay lunares que aparecen debido al efecto acumulativo del sol. Use siempre factores solares para impedir o atenuar lesiones a la piel que puedan derivar en algo más. Cuide especialmente a los niños, ya que está comprobado que en los primeros 10 años de vida se produce el mayor daño a la piel.

Usted y su espejo son los encargados de observar con detención cada lunar de su piel por lo menos una vez al mes. Si nota cualquier alteración, o tiene dudas, es hora de visitar al dermatólogo.

Breve guía para aprender a revisar los lunares de su piel

  • Contorno: Mientras más redondos y parejos los bordes, mejor pronóstico para su lunar. Los bordes irregulares y rugosos deben llamar atención.
  • Asimetría: Si la forma es irregular o hay protuberancias dentro del lunar, es mejor que sea el médico quien determine su naturaleza.
  • Color: Si el lunar presenta distintos tonos también es aconsejable que un dermatólogo lo examine.
  • Tamaño: Los lunares de mayor diámetro (6 mm o más) deben ser revisados por un especialista.
  • Cambios: Cualquier alteración en la forma, tamaño, textura y/o color debe ser motivo de consulta. Recuerde que ante el más mínimo cambio debe pedir una opinión competente y si es necesario una biopsia.
  • Sangramiento: Hay lunares que por el roce u otras razones sangran o forman heridas. Si detecta esta condición, aunque sea un hecho aislado, recurra al doctor.
  • Dolor o picazón: Preste atención a las molestias o posibles irritaciones que pueda sentir en uno o más lunares.