Compartir

Seguros para embarazoMuchas son las futuras madres que se plantean disponer de un seguro privado que les cubra los gastos médicos derivados del embarazo y el parto, y que además les aporte algunas comodidades respecto a la seguridad social (menos esperas, trato personalizado o habitación individual…).

Para la contratación de un seguro para embarazo es necesario tener en cuenta varias cuestiones, estas son las principales:

La carencia en los seguros privados de embarazo

Estos seguros para mujeres embarazadas son normalmente seguros médicos convencionales que ya han pasado el periodo de carencia, y cubren los gastos del embarazo y el parto. Estos periodos de carencia suelen tener una duración aproximada de 10 meses (esta duración dependerá en gran medida de la aseguradora con la que contratemos los seguros de embarazo), es decir, hasta que no hayan pasado 10 meses desde la contratación no se cubrirán todos los gastos derivados del embarazo.

Lo normal es que cubran las pruebas más genéricas de cara al seguimiento del embarazo y queden fuera el parto y otras pruebas como amniocentesis o el triple screening.

Veámoslo con un ejemplo:

Mi intención es quedar embarazada, y decido contratar un seguro médico embarazo. Este seguro tendrá un periodo de carencia de 10 meses.

Si quedo embarazada en el primer mes tras la contratación del seguro, este no cubriría el parto, ya que no habrán pasado los diez meses de carencia, tan solo los 9 de embarazo y algunos días (los que haya tardado en contratar el seguro).

Sin embargo si han pasado 3 meses desde la contratación del seguro para el embarazo, significa que quedan 7 meses de carencia, por tanto tendremos cobertura completa durante los 2 últimos meses antes del parto.

En resumen, aquellas mujeres interesadas en contratar un seguro privado y quedar embarazadas deben de cerciorarse que quedan menos de nueve meses del periodo de carencia del seguro para que este les cubra el parto.

Sin embargo, lo ideal seria disponer del seguro con mayor antelación para que la atención durante el embarazo esté disponible durante todo el proceso.

El cuadro médico en los seguros para embarazo

La carencia no es lo único que debemos tener en cuenta a la hora de contratar un seguro para el embarazo, también es necesario que la aseguradora nos oferte un cuadro médico (médicos, centros de atención, pruebas, etc) de nuestro gusto.

En algunos ocasiones puede darse la situación de que no encontremos a nuestro ginecólogo o pediatra de confianza en este cuadro médico ofertado, y es aquí donde algunas aseguradoroas nos dan una opción adicional, el reembolso. Si tenemos disponible esta opción la aseguradora cubrirá un porcentaje del coste de la visita a nuestro médico, normalmente en torno a un 70% o 80%. Incluso podremos encontrar aseguradoras que nos proponen que le comuniquemos quien es nuestro ginecólogo de confianza y ellos intentarán negociar con el/ella para incluirlo es su cuadro médico.

Antes de decidirnos por un seguro pensando en nuestro embarazo, podemos consultar los cuadros médicos ofertados por muchas aseguradoras a través de sus páginas web. A través de un sencillo formulario, donde especificaremos algunas cuestiones como el tipo de seguros que queremos contratar, nuestra localización y la especialidad del facultativo obtendremos los listados de manera muy rápida.

El ginecólogo no es lo único importante a la hora de elegir un cuadro médico para nuestro embarazo, es muy importante que prestemos atención a otras cuestiones como pueden ser distancia al centro u horarios de atención.

Coberturas del seguro

Otra cuestión relevante tiene que ver con las coberturas de los seguros privados de embarazo, es decir, que partidas o servicios están incluidas por la aseguradora. Cómo es lógico cuanto más amplias sean las coberturas mayor suele ser la mensualidad a la que tendremos que hacer frente.

En los planes más económicos que ofertan algunas aseguradoras no están incluidas las coberturas relacionadas con el embarazo, el parto y la maternidad. Por tanto debemos asegurarnos de leer muy bien que incluye y que no, y sobre todo preguntar. No tengas reparos en hacer consultas cómo: ¿Está incluida la anestesia epidural? ¿Una vez haya nacido mi hijo/a estará cubierto por el seguro médico? o ¿qué porcentaje de los gastos cubre y que pruebas médicas están incluidas?.

Si mi pareja ya tiene un seguro médico ¿este cubre los gastos del embarazo?

En algunas ocasiones nuestro marido puede tener contratado un seguro privado de manera particular o través de la empresa en la que trabaja que cubra nuestros gastos relacionados con el embarazo. Si este es el caso no dudes en aprovecharlo, pero confirma que te estás dada de alta para poder disfrutar de estos beneficios.

Cálculo de la tarifa del seguro médico de embarazo

Normalmente para el calculo de la tarifa, la aseguradora tendrá en cuenta cuestiones como edad, salud o lugar de residencia. Si estas cuestiones son similares los precios no deben variar mucho de una aseguradora a otra.

Los copagos en un seguro por embarazo consisten en abonar una parte del coste del tratamiento o prueba que se vaya a realizar. En función del seguro, estos pueden existir o no. Lo lógico es que cuando contratamos el mejor seguro médico para embarazadas estos no existan o existan muy poco. Sin embargo si contratamos un seguro barato, estos existan y el porcentaje a pagar sea mayor.

Atención para tu bebé

seguro privado embarazo

Cuando nos decidamos a contratar un seguro de embarazo debemos prestar atención también a lo que sucederá después del parto, es decir, la atención sanitaria para nuestro bebé. Lo primero que debemos tener en cuenta es que prácticamente todas las aseguradoras exigen que se les comunique del nacimiento del nuevo miembro de la familia si queremos que sea la aseguradora la que haga frente a las facturas.

Incorporar a un nuevo miembro implica generalmente un incremento en la cuota. En este punto debemos volver a prestar atención a las coberturas, ya que según estas, tendremos derecho o no a algunos tratamientos o revisiones como pueden ser algunas vacunas.

¿Seguros para embarazo privado en España o Seguridad Social? Ventajas e inconvenientes de ambos

Muchas son las futuras mamas que se preguntan si es preferible ser atendidas por la seguridad social o si les conviene contratar un seguro privado. Esta es una difícil pregunta, ya que en cierto modo dependerá de las preferencias de madre, de si estamos ante un embarazo de riesgo o de si se quiere disfrutar de ciertas comodidades.

Algunas de las razones de contratar un seguro para embarazo son:

  • Podremos elegir el médico que más nos guste, pudiendo cambiar libremente. Esta opción no existen en la sanidad pública donde no podremos cambiar de médico una vez sea asignado sin que exista un motivo de fuerza mayor. Además, en muchas ocasiones las mujeres embarazadas no son atendidas por médicos en el parto, sino por comadronas, lo cual necesariamente no tiene porque ser un inconveniente, y en el caso de complicaciones acudiría un médico.
  • Podremos elegir el centro o clínica en la que daremos a luz, mientras que al acudir a la seguridad social se nos asignará un centro, normalmente según motivos geográficos.
  • Las esperas por las diferentes pruebas son mucho menores. Lo más demandado son las ecografías y las visitas al ginecólogo, donde en el caso de la seguridad social española pueden estar  muy espaciadas y no ser lo flexibles respecto a horarios que nos gustaría. 
  • Dispondremos de una habitación privada una vez llegue el momento del parto. A todas no nos gusta compartir estos momentos, y además evitaremos llegar a situaciones como las relatadas por algunas madres que hablan de haber pasado la noche en el pasillo, porque en ese momento el hospital que le habían asignado esta desbordado.
  • También existen algunos, habrá que consultar si se tiene esta cobertura concreta, que dan una indemnización durante los meses que esté de baja la madre, tanto durante el embarazo si debe guardar cama como después del parto.

Sin embargo a la hora de contratar un seguro para embarazadas no todo son ventajas respecto a la seguridad social, al menos en el caso de España. Los centros púbicos presentan de manera general, aunque no siempre, una serie de ventajas, algunas de estas son:

  • En el caso de que estemos ante un embarazo de riesgo los hospitales públicos representan una mejor opción ya cuentan con más medios, tanto humanos, ya que siempre encontraremos especialistas de guardia, como técnicos.
  • No existen periodos de carencia, como existe en la sanidad privado y en los seguros por embarazo.
  • Una vez llegue el momento de pasar por la farmacia, aquellos que han utilizado la sanidad pública disfrutan de un acceso más barato a los medicamentos.

Los extras en los seguros por embarazo

Algunas compañías pueden ofrecer a coste cero o en condiciones ventajosas algunos extras o complementos que pueden ser de mucho interés para las futuras madres. Algunos son:

  • Conservación de células madres. Normalmente no se incluye de manera gratuita, sino más bien a través de un copago.
  • Clases prenatales. Lo suelen incluir la mayoría de aseguradoras a coste muy bajo o gratuitamente.
  • Asesoramiento a padres. Asesoramiento a padres durante los primeros meses tras el parto. Es de especial interés para aquellos padres primerizos.

¿Cual será el mejor seguro médico para embarazadas?

Pues no existe una respuesta perfecta a esta pregunta, pues dependerá en gran medida de las necesidades de la madre. Habrá algunas que quieran una cuota baja y pagar un porcentaje para la pruebas periódicas de manera más ágil, para luego dar a luz en la seguridad social. Y también habrán madres dispuestas a pagar un cuota sensiblemente mayor y que todo el proceso se realice a través de la medicina privada, y allí disfrutar de todas las comodidades.