Belleza

Sauna, ventajas y desventajas. Un baño de salud

Compartir:

beneficios de la saunaLa sauna aporta muchas ventajas y beneficios a nuestro organismo,  liberando toxinas  a través del sudor, además del confort  y tranquilidad que todos agradecemos en momentos de estrés y ayudándonos a perder peso.

Muchos son los que se relajan actualmente en una sauna,  un buen  baño de vapor  a temperatura muy alta,  dependiendo de si es sauna húmeda o seca, los grados varían  entre los 80º y 100º.

Orígenes de la sauna

La sauna nace en Finlandia,  tomando un valor sagrado,  no solo era un baño de vapor sino  un rito en el que purificaban  el cuerpo y el espíritu.

Consejos

Es bueno seguir algunos consejos antes de entrar en la sauna, como esperar unas horas después de comer, darnos una ducha caliente antes de entrar, no pasar demasiado tiempo en la sauna si es nuestra primera vez, nunca sobrepasar más de tres sesiones a la semana y tener cuidado al salir procurando evitar el contacto directo a corrientes.

Son muchos los beneficios que nos aporta pero también la sauna conlleva algunas contraindicaciones por lo que tenemos que tenerlas en cuenta.

Beneficios y ventajas de la sauna

Ventajas de las saunas:

  • Elimina toxinas a través del sudor.
  • Abre los poros y elimina del cuerpo metales pesados
  • Aumenta nuestras defensas.
  • Nos ayuda si tenemos problema para conciliar el sueño.
  • Ayuda al bombeo del corazón, manteniendo una buena presión sanguínea y aumentando el ritmo cardíaco.
  • Ayuda a respirar mejor, a través de la dilatación de los bronquios.
  • Calma los dolores causados por  la artritis, reumatoides y oseo-musculares.
  • Nos ayuda a bajar de peso a través de la eliminación de líquidos.
  • Limpia nuestra piel a través de la sudoración, lo que puede ayudar con algunas enfermedades relacionadas con la piel.
  • Relaja nuestros músculos y nuestra mente.
  • Mejora los síntomas de la menopausia.

Contraindicaciones y desventajas de las saunas:

  • Es peligroso para aquellas personas que tienen problemas de corazón, problemas de circulación cerebral, hipertensión,  padecer de tumores y estar en fase de embarazo.
  • El uso descontrolado y abusivo puede bajar la calidad del semen en los hombres y afectar a la ovulación de la mujer.
  • En el caso de mujeres embarazadas se empiezan a encontrar estudios médicos que señalan que aquellas mujeres que acuden a saunas de manera frecuente durante el embarazo incrementan el riesgo para sus hijos de algunas enfermedades, como es el caso de la espina bífida.

Si algunos de estos es tu caso sería recomendable consultar con tu médico antes de tomas saunas de vapor.

Recomendaciones para aprovechar las ventajas de la sauna

Para poder sacar un mayor rendimiento de nuestras sesiones de sauna es recomendable seguir lo siguientes pasos:

  • Hay que ducharse antes y después de la sauna. Normalmente encontraremos una ducha junto a esta. Antes para limpiar la piel y favorecer la sudoración, y después para evitar que el sudor irrite la piel.
  • No entre según haya comido, pero tampoco es recomendable que entre si hace mucho que no lo ha hecho, ya que durante la sauna se estimularán algunas funciones del cuerpo y es necesario cierto nivel de energía.
  • El momento ideal para sacar las ventajas de la sauna es después de haber realizado ejercicio, aunque no inmediatamente después. Espere unos 10 minutos para que su cuerpo se vuelva a estabilizar, y luego entre.
  • Si existen gradas, procure no ponerse en el nivel inferior, sitúese arriba.
  • La temperatura ideal de la sauna alrededor de los 80 grados, pudiendo llegar hasta los 90.
  • La estancia recomendable para aprovechar las ventajas de la sauna es de 10 minutos aproximadamente. No hay necesidad de estar mucho más. En algunos casos, si el uso es frecuente se puede llegar hasta los 15.

¿Cómo suelen ser las saunas?

Normalmente para disfrutar de las ventajas y desventajas del vapor la saunas suelen ser madera, paredes, techos e incluso las gradas o bancos donde nos sentamos. En el centro se sitúa una estructura con piedras, que se calientan de manera tradicional con leña, aunque hoy en día es más frecuente con electricidad. Sobre estas piedras se vierte agua, que al entrar en contacto con las piedras se evapora.

Hoy en día, y más con el desarrollo de todo tipo de spas esta visión clásica de las saunas no tiene porque mantenerse, y podremos encontrar algunas hechas completamente de cerámicas y donde la cantidad de vapor se controla desde el exterior.