cuidar piel de nochePor la noche descansamos y nuestra piel hace lo mismo. Es el momento de regenerar, reparar y dejar que la piel trabaje desde dentro para remediar los daños causados durante el día.

Pero si la ayudamos en esa función con un producto específico acabaremos de una vez por todas con la mala cara que nos devuelve el espejo en cada despertar.

Como siempre, la crema de noche deberá estar adaptada a las necesidades de nuestra piel: si es una piel seca, la crema de noche deberá contener elementos nutritivos; si es grasa, su función será la de equilibrar y corregir la excesiva producción de sebo, y si es sensible será el momento ideal para aportar a la piel elementos calmantes y protectores.

Pero, sobre todo, es el momento ideal para los productos de tratamiento: antienvejecedores, reafirmantes, productos cicatrizantes y antiacné, vitaminas…

Consejos

Termina el día, se acaban las prisas y el trabajo y es el momento ideal para dedicar unos minutos al cuidado de nuestra piel. La limpieza del rostro por la noche se debe hacer de forma pausada, aprovechando para dar un leve masaje.

Después, aplicaremos el producto de tratamiento con las dos manos, sin tirar de la piel y cuidando de llegar bien hasta la raíz del pelo, la barbilla y el cuello, pasando las manos una detrás de otra de abajo arriba, y evitando el contorno de ojos (que tendrá su tratamiento específico).

Conviene que completemos estos minutos de belleza con una pasada de la barra de cacao en nuestros labios, un buen cepillado de pelo y una capa de hidratante en las manos y codos. Despertaremos radiantes.