Compartir

eliminar grasa abdominalLos médicos califican a la grasa abdominal ‘de alto riesgo’. No sólo incrementa la concentración de colesterol en la sangre, sino que aumenta el riesgo de cardiopatías, diabetes, hipertensión e ictus. Aunque es más frecuente en los hombres, en las mujeres está relacionada con mayor riesgo de cáncer de mama. Para evitar estos peligros, tanto tuyos como de tu pareja, te conviene conocer estas cuestiones:

  • Una persona delgada puede tener exceso de grasa abdominal. Si estando erguida no te ves la punta de los zapatos, es que te sobra barriga. Un método más riguroso es dividir la medida mínima de la cintura (de pie) por la máxima de la cadera. Si es superior a 0,85 m en una mujer y a 0,95 m en un hombre, es señal de exceso de grasa abdominal. 
  • El embarazo ensancha la cintura en las mujeres. Y no sólo por el estiramiento de la piel y los músculos. Estudios recientes indican que puede deberse a la acumulación de grasa abdominal profunda. El proceso es más frecuente en mujeres que no dan de mamar, ya que las madres lactantes vacían los depósitos de grasa. 
  • Para perder cintura y barriga no hace falta morirse de hambre. Lo mejor es reducir el consumo de hidratos de carbono refinados (harinas blancas, dulces y azúcares) y de grasas animales, y sustituir esos alimentos por hidratos de carbono complejos (pan, pasta y arroz integrales), grasas monoinsaturadas (aceite de oliva), verduras, frutas, carnes magras, pescados, lácteos desnatados… 
  • Las flexiones no sirven. En un estudio en el que los sujetos hicieron 184 diarias durante un mes, ninguno de ellos redujo su perímetro abdominal. Lo ideal es realizar media hora de ejercicio aeróbico (caminar deprisa, nadar, bailar, jugar a la pelota, montar en bici…); incluso los ejercicios moderados son beneficiosos. Subir escaleras, dejar el coche un poco más lejos o dar un paseo de 15 minutos al día puede ser un buen comienzo.