Compartir

remedios para la psoriasisLa psoriasis es una enfermedad con síntomas agobiantes: picores, inflamación, descamación de rodillas, codos, cuero cabelludo… Lo único que se conoce sobre esta enfermedad es que no es contagiosa y que uno de cada tres pacientes tiene antecedentes familiares

Se sabe también que el estrés y el alcohol exacerban los síntomas de la psoriasis, que ataca a hombres y mujeres por igual y que puede darse a cualquier edad. Aunque de momento no tiene cura, sí hay formas de controlarla y reducir el impacto que produce en las vidas de quienes la padecen. Estas son algunos remedios para psoriasis:

  1. Pescado azul… sin tomate. Una dieta rica en sardinas, atún, chicharro, salmón, caballa… ayuda a reducir el picor y la inflamación. Al revés, el tomate, el cerdo, el café y los refrescos con cafeína activan la psoriasis.
  2. Hidratantes con ácido láctico. Los expertos repiten que, en la psoriasis, es vital mantener la piel hidratada. La vaselina y las leches o cremas de perfumería (las que llevan ácido láctico) son un humectante eficaz.
  3. Baño al aceite de oliva. El baño ablanda las placas pero reseca la piel y aumenta el picor. Lo mejor: añadir al agua un chorrito de aceite de oliva. La eficacia del aceite de oliva es tal, que algunos naturópatas recomiendan su aplicación directa en la piel.
  4. Geles y champús de alquitrán. Los preparados con alquitrán son remedios para psoriasis muy antiguos y eficaces que se suelen combinar con tratamientos con esteroides tópicos o con fototerapia.
  5. Bicarbonato para el picor. Disuelve media taza de bicarbonato en cinco litros de agua. Humedece un paño en esa solución y aplícatelo a la zona donde sientas picor. También sirve el vinagre de manzana con agua (en las mismas proporciones).
  6. Ácido salicílico. Ayuda a eliminar las escamas (caspa) y se emplea a menudo junto con otros tratamientos.
  7. Antralina. Es una medicación tópica ya secular en el tratamiento de la psoriasis. Mancha todo lo que toca, pero tiene pocos efectos secundarios.
  8. Vitamina D33. Es un análogo sintético de la vitamina D3, con pocos efectos secundarios, que se emplea para el tratamiento de la psoriasis leve o moderada.
  9. Esteroides. Pueden ser tópicos o inyectados en la propia lesión, pero deben usarse bajo estricta vigilancia médica. Si se emplean de vez en cuando o alternándolos con otras terapias, apenas producen efectos secundarios.
  10. Retinoides tópicos. Son fármacos relacionados con la vitamina A, que se emplean también para peelings cosméticos.
  11. Fototerapia. Los baños de luz ultravioleta (UVB) consiguen eliminar muchas lesiones que no responden a otros tratamientos. El riesgo es el mismo que con la exposición moderada al sol (envejecimiento y cáncer de piel). De hecho, los baños de sol cortos suelen ser igualmente eficaces en la psoriasis y aumentan además la producción de vitamina D.
  12. Fotoquimioterapia (PUVA). El paciente recibe un fármaco (Psoralen, por vía oral o tópica) y luego se expone a los rayos ultravioleta, que activan su acción. Es eficaz en personas mayores o con problemas emocionales a causa de la psoriasis. A largo plazo puede producir náuseas, envejecimiento de la piel, cataratas… Se suele emplear alternativamente con otros tratamientos.

¿Por qué se produce la psoriasis?

Las células cutáneas pueden seguir dos posibles ‘programas’: el de crecimiento normal o el de curación de heridas. En el primero, las células tardan unos 28 días en madurar. En el de curación de heridas, lo hacen a un ritmo muchísimo más rápido y, al mismo tiempo, hay un aumento del aporte de sangre a la zona e inflamación local.

En la psoriasis, las células cutáneas se comportan como si se hubiera producido una herida. Maduran en apenas 2-4 días, y la piel no consigue mudarse con la suficiente rapidez. Ese exceso de células se va acumulando y forma lesiones escamosas en forma de placas. El enrojecimiento es consecuencia del mayor aporte de sangre.