Compartir

remedios caseros de todo el mundoEn todas las culturas se recurre al saber popular para tratar algunos problemas de salud. Y ahora los expertos confirman que esos remedios son efectivos.

¿Sabías que la leche sirve para calmar las quemaduras? ¿Y que el ‘sushi’ japonés evita la calvicie? ¿O que el hielo acaba con el hipo?

En cada país hay remedios transmitidos por la sabiduría popular y confirmados por las investigaciones científicas.

Estos son algunos de los más beneficiosos:

España: siesta para bajar la tensión

Nuestras abuelas lo sabían sin necesidad de que los investigadores se lo explicaran: una buena siesta relaja el cuerpo y el espíritu, previene los “golpes de calor” en verano y mantiene el cutis joven.

Ahora, cardiólogos norteamericanos han comprobado que una pequeña siesta diaria ayuda a bajar la tensión arterial y que las personas que echan siesta tienen menos riesgo de infarto.

Suecia: arándanos contra la diarrea

No hay día en que los científicos no añadan virtudes a los arándanos. Con sus campos repletos de arbustos de esta planta, los suecos conocen sus beneficios desde hace siglos.

Por ejemplo, siempre han utilizado esa fruta para combatir la diarrea. Ahora, los investigadores explican la razón.

Los arándanos son ricos en antocianósidos, compuestos naturales capaces de matar cepas de bacterias causantes de diarrea.

La próxima vez que tengas ese problema, comprueba la eficacia de ese remedio tomando media taza de arándanos (valen también si están secos).

Sicilia: limones para estar alerta

Sicilia tiene dos características que no parecen relacionadas entre sí:

  1. Los campos de la isla están llenos de limoneros. 
  2. Los sicilianos tiene fama de ser personas a las que no se les escapa una. 

Ahora, los investigadores han comprobado que esa agudeza puede tener mucho que ver con el aroma de dicha fruta.

En estudios científicos, se ha descubierto que las personas que trabajan en locales perfumados con aroma de limón cometen menos equivocaciones que los que trabajan en locales inodoros.

Según los investigadores, el aroma de limón estimula el hipocampo, la región cerebral que controla tanto el sentido del olfato como la capacidad de concentración.

Japón: sushi y pescado para evitar la calvicie

Los japoneses dicen que las algas ayudan a mantener a raya la calvicie y hace que el pelo sea fuerte y espeso.

Las algas ingrediente del “sushi” son ricas en yodo, mineral esencial para el cabello.

Para conseguir los 150 microgramos diarios recomendados, basta con tomar un poco de “sushi”, pescado o gambas o salar la comida con sal yodada.

Cuidado con los suplementos de yodo: pueden provocar problemas tiroideos.

Israel: infusión de granadas contra el dolor de garganta

Cuando tienen dolor de garganta, los israelitas toman infusión de cáscara de granada.

Contiene sustancias astringentes que reducen la inflamación; a la vez, el vapor que emite la infusión ayuda a limpiar los senos nasales.

En otros países de Oriente Medio atribuyen virtudes estéticas al té de cáscara de granadas (dicen que hace a los hombres más atractivos y perfuma el aliento).

Kenia: caminar descalzos para cuidar los pies

Además de crecer junto a campos repletos de animales salvajes, hay una razón muy concreta por la cual los kenianos son imbatibles en la prueba de maratón, y es que se resisten a llevar zapatos.

Eso explica por qué pisan tan fuerte en las carreras de atletismo y también por qué el país tiene una de las menores incidencias del mundo en problemas de pies.

Suiza: leche y lechuga contra las quemaduras

Al pie de los Alpes, las abuelas calmaban las quemaduras solares aplicando compresas impregnadas en leche sobre la piel herida.

Ahora se sabe que el remedio sirve también para tratar todo tipo de quemaduras. Se empapa una gasa en la leche (a temperatura ambiente o algo más fría) y se aplica sobre la piel.

Hay que mantener la compresa unos quince minutos y repetir la operación cada dos o tres horas.

Otro remedio suizo para mejorar las quemaduras de sol: hay que hervir lechuga, colar el líquido, dejarlo enfriar durante un rato en la nevera y aplicarlo después sobre la piel.

Turquía: yogur para llegar a ser centenario

Los abjazos, que viven en las montañas del Cáucaso, son mundialmente conocidos por su longevidad.

Es cierto que los genes tienen mucho que ver en ello, pero ahora se sabe que el kefir, una leche fermentada muy parecida al yogur de la que los abjazos toman grandes cantidades, es también parte del secreto de esa vida prolongada.

Como todos los yogures con cultivos vivos, el kefir contiene una bacteria llamada L. acidofilus, que ayuda a digerir los alimentos.

Con una amplia población de esas bacterias benéficas en el intestino, las células intestinales se mantienen sanas y, a la vez, el organismo extrae más nutrientes de los alimentos (una capacidad que normalmente disminuye con los años y contribuye al deterioro de la salud en los ancianos).

México: judías dos veces por semana para adelgazar

Pintas, blancas, rojas… todas las judías son fuentes maravillosas de fibra soluble y proteínas magras, dos elementos que parecen especialmente creados para calmar el hambre, ayudar al organismo a quemar grasas y estabilizar los niveles de azúcar en la sangre (lo que evita “ataques” de hambre).

Lo mejor: cocerlas con un picadillo de verduras (cebolla, puerro, zanahoria, ajo…) y un chorro de aceite de oliva. Para adelgazar, sustituye dos comidas semanales completas por un plato de judías con verdura.

Estados Unidos: una mecedora para eliminar gases

Era un remedio conocido entre los granjeros del medio Oeste y, seguramente, una de las razones por las que siempre decoraban sus porches y salones con una mecedora.

Ahora, ginecólogos norteamericanos han comprobado que balancearse en una de estas sillas alivia la acumulación de gases en mujeres que acaban de someterse a una cesárea y que el remedio funciona también en otras personas con flatulencia.

Pero no basta con mecerse suavemente. Los expertos recomiendan que la persona afectada se impulse con los pies y se mueva con energía.