Compartir

remedios antienvecemientoEl envejecimiento es un proceso muy complejo en el que intervienen todas las células y sistemas del organismo. Por ello, es poco probable que ninguna pastilla o preparado individual solucione todos los efectos del paso de los años. Pero estas recomendaciones te pueden ayudar: ejercita el cuerpo y la mente, sigue una dieta sana, acude al médico periódicamente, protégete del sol y no fumes. Además de estas pautas existe una larga lista de ‘remedios antienvejecimiento‘. Te vamos a explicar sus pros y sus contras:

Antioxidantes

Son vitaminas, minerales y enzimas que protegen las células del organismo porque neutralizan los radicales libres. Sin embargo, no todos actúan del mismo modo, e incluso algunos pueden tener efectos contraproducentes.

VITAMINA C. Las personas que siguen dietas ricas en esta sutancia tienen menor riesgo de padecer cáncer, enfermedades coronarias y cataratas. No está claro que los suplementos de esta vitamina tengan los mismos beneficios.

VITAMINA A y betacaroteno. Los suplementos de betacaroteno, que el organismo convierte en vitamina A, no parecen frenar el deterioro cardiovascular. En fumadores, tanto el déficit como el exceso pueden incrementar el riesgo de cáncer de pulmón. Lo mejor es tomar hortalizas de color naranja, amarillo o verde, que son ricas en betacaroteno.

VITAMINA E. Hay estudios que sugieren que ofrece protección frente al cáncer, la infertilidad, las cataratas y que reduce el riesgo de padecer Alzheimer.

SELENIO. Presente en los mariscos y el hígado y también en forma de suplemento, este mineral antioxidante podría prevenir el cáncer. En exceso, provoca la caída del pelo y de las uñas.

COENZIMA Q-10. Es un antioxidante producido de forma natural por el organismo, que se encuentra también en carnes y mariscos. Está comprobado que los suplementos de Co-Q10 aumentan la motilidad del esperma y la fertilidad en los varones, mejora la función ventricular y es muy útil para el tratamiento de procesos cardiovasculares y de las arritmias.

VITAMINAS DEL GRUPO B. Las B-6, B-12 y el ácido fólico funcionan de forma conjunta para reducir los niveles de homocisteína, cuyo exceso aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Hormonas

Son compuestos químicos que regulan la actividad de los órganos vitales. Como los niveles hormonales bajan con los años, mucha gente piensa que restaurándolos, se puede retrasar el envejecimiento. Estos son los suplementos hormonales más empleados en terapias antienvejecimiento:

DHEA. Los defensores de la terapia con esta hormona aseguran que frena el envejecimiento, aumenta la masa ósea y muscular, mejora el metabolismo de la grasa… Aunque los ratones de laboratorio tratados se comportan como si fueran más jóvenes, de momento no hay estudios que prueben esa reacción en personas. En tratamientos cortos puede agravar los problemas hepáticos, aumentar el riesgo de ciertos cánceres, producir vello facial e hipertensión. Aunque está prohibida, se sigue utilizando de manera ilegal.

FACTOR DE CRECIMIENTO HUMANO. Es el responsable de los ‘estirones’ infantiles. Los defensores de su utilización aseguran que aumenta la energía, ayuda a quemar grasa y a construir músculo. Sin embargo, los estudios realizados son limitados. Los posibles efectos secundarios son retención de líquidos y dolores articulares.

TESTOSTERONA. La caída de los niveles de esta hormona, en hombres y en mujeres, se asocia a una disminución de energía, bienestar y deseo sexual. En dosis altas, puede aumentar el riesgo de problemas de próstata, infertilidad y vello facial. Nuevos tratamientos, con dosis bajas, son más inofensivos.

MELATONINA. Ayuda a regular el sueño. En forma de suplemento se utiliza para el insomnio. Sin embargo, los beneficios que se le atribuyen -reducir el riesgo de cáncer, frenar el envejecimiento y potenciar la sexualidad- están lejos de ser probados.

TERAPIA HORMONAL SUSTITUTORIA (THS). En la menopausia, puede frenar la pérdida de masa ósea, restaurar la lubricación vaginal y mantener el tono cutáneo. Sin embargo, varios estudios han asociado estos tratamientos con un aumento de riesgo cardiovascular, ataques cardiacos y cáncer de mama.

Cuídate más si fumas y tomas mucho el sol

Si eres fumadora, dejar de fumar es la mejor decisión que puedes tomar para combatir el envejecimiento. El tabaco no sólo acorta la vida del fumador, sino que acelera la formación de arrugas y hace parecer mayor.

Para que tu piel conserve un aspecto sano (la cualidad más buscada por las mujeres, según estudios realizados por empresas de cosmética) no pases mucho tiempo al sol y, sobre todo, no te expongas sin protección. La radiación solar provoca arrugas y manchas incluso a edades tempranas y puede ser causa de melanoma y otros cánceres de piel.