Compartir

obesidad y metabolismoLa mayor parte de nosotros nos hemos preguntado alguna vez por la causa de las diferencias de peso corporal existentes entre personas que ingieren alimentos de manera similar en cantidad y calidad y que realizan trabajos que requieren parecidas dosis de ejercicio físico. El problema de la obesidad patológica, si bien no resuelto satisfactoriamente, puede explicarse atendiendo a diferencias bioquímicas entre individuos.

Para poder comprender los mecanismos condicionantes del peso corporal debemos considerar que las calorías procedentes de los alimentos ingeridos se utilizan, en parte, en el mantenimiento del llamado metabolismo basal, en parte en crecimiento y trabajo muscular, y también en la llamada calorigénesis o producción de calor, uno de los mecanismos clave para la regulación del peso corporal. Así, es frecuente oír decir que determinada persona no engorda, y es más bien de constitución delgada “porque tiene un elevado metabolismo”. En realidad, este tipo de comentarios hace referencia al metabolismo basal, que no es más que un conjunto de reacciones químicas que tienen lugar en nuestro organismo, para poderlo mantener en funcionamiento, cuando permanece en reposo absoluto, en realidad debería llamarse metabolismo de reposo. La energía obtenida por medio del metabolismo basal se invierte en el mantenimiento de la temperatura corporal, así como para proveer de energía a procesos como la respiración circulación excreción y otros procesos vegetativos.

La energía que involucra el metabolismo basal, y en general cualquier tipo de proceso metabólico, se canaliza a través del llamado trifosfato de adenosina o ATP. Este es un compuesto de enlaces químicos muy ricos en energía que, cuando se rompen, liberan dicha energía para poder ser utilizada en reacciones bioquímicas endergónicas, es decir, aquellas que para poderse llevar a cabo necesitan aporte energético; por el contrario las reacciones exergónicas son liberadoras de energía, en dichas reacciones hay generalmente síntesis de ATP a partir de ADP (difosfato de adenosina) y ácido fosfórico. Como podemos ver, pues, el sistema ATP-ADP es un canalizador energético en la mayor parte de las reacciones que tienen lugar en nuestro organismo.

Bien podría pensarse que si una persona tiene un metabolismo basal alto, al invertir mucha energía en el mantenimiento de sus constantes de reposo, tiene un déficit energético para poder invertir en procesos anabólicos (procesos de construcción de macromoléculas), como pueden ser procesos de síntesis de grasas. Sería, por tanto, una persona que no tendería a engordar fácilmente. Sin embargo, se ha demostrado que el metabolismo basal de las personas obesas es parecido al de las normales, lo que descarta dicho metabolismo como responsable del problema de la obesidad.

Hoy en día se piensa que el control del peso corporal va ligado a un desaprovechamiento energético o ineficiencia metabólica. En este sentido, los individuos obesos deben considerarse como personas con una gran eficiencia metabólica, capaces de sacar el máximo rendimiento de la energía de los alimentos que ingieren. El tratamiento farmacológico de la obesidad patológica se basa en interferir aquellos procesos relacionados con el aprovechamiento energético en nuestro organismo tales como absorción intestinal de grasas, la actividad termogénica mitocondrial así como la estimulación de ciclos metabólicos que comporten desaprovechamiento energético.

En definitiva, la clave del control del peso corporal reside en el control de le eficiencia metabólica; cuanto más eficiente metabólicamente es un individuo, es decir cuanto mayor partido puede sacar de los alimentos que ingiere, más tendencia tiene a ser obeso. De manera opuesta, los individuos normales controlan su peso corporal por ser relativamente ineficientes. Quizás algún día el problema de la obesidad pueda solucionarse mediante la administración de algún fármaco, que interfiera en el aprovechamiento energético de los alimentos por parte de nuestro organismo, el cual no dudo que llevaría la etiqueta: “ideal para aumentar su ineficiencia metabólica, de venta sólo en farmacias.”