Compartir

cómo buen afeitadoSi lo pensamos bien, es una paradoja que los hombres se cuiden la piel de rostro menos que las mujeres si a las agresiones externas que afectan a ambos sexos se suma, en el caso de los caballeros, el afeitado diario.

Sin embargo, la inmensa mayoría de los hombres no sólo no utiliza una crema hidratante para el rostro, sino que un alto porcentaje ni siquiera usa una loción o bálsamo para después del afeitado y asume sin poner remedio -y porque los hombres no lloran- las consecuencias de un rasurado sin cuidado: picores, rojeces, tirantez e irritaciones.

¿Cómo afeitarse?

Para un buen afeitado primero hay que humedecer el rostro con agua caliente y aplicar la espuma de afeitar sobre la piel todavía húmeda.

En caso de pieles sensibles se debe elegir una espuma específica con propiedades calmantes. Siempre se debe dejar actuar la espuma alrededor de un minuto sobre la piel para que ablande la barba y la cuchilla se deslice luego con facilidad.

Tras el afeitado se retiran con agua tibia los restos de espuma, se seca la piel con suavidad para no contribuir a su irritación y se aplica la loción o el bálsamo after shave sin alcohol. Los actuales productos para después del afeitado tienen propiedades calmantes, refrescantes e hidratantes, no “pican” ni dejan la piel grasa y pueden elegirse en combinación con la colonia o sin fragancia.

En caso de pieles muy sensibles o de barbas muy cerradas se puede aplicar una crema o loción específica que prepara la piel para el afeitado y ofrece un plus de protección a los hombres para quienes el rasurado diario puede convertirse en una tortura.