Compartir

recomendaciones para diabéticosLo más importante que debe saber un diabético: que todo el azúcar de más que circule por su torrente sanguíneo es fuente de problemas, entre ellos lesiones neuronales, pérdida de visión, infecciones, circulación deficiente, problemas renales y cardíacos…

Por eso es tan importante el control de los niveles de glucosa, tanto con medicamentos como con dieta y ejercicio.

La buena noticia es que el estilo de vida que se propone como recomendaciones para diabéticos produce beneficios generales para la salud. Estas son algunas pautas:

Perder peso 

Muchas personas con diabetes del tipo II tienen un exceso de peso de 10/20 kilos. En ellas, la pérdida de peso puede ser suficiente para normalizar los niveles de azúcar.

Varios estudios revelan que no es necesario alcanzar mucho: 4 ó 5 kilos pueden ser suficientes para notar una mejoría significativa.

Sin embargo, no conviene que estas personas se salten comidas para adelgazar. Lo mejor para ellas es reducir la grasa y los dulces de la dieta.

Desayunar como los abuelos

Varios experimentos han demostrado que las personas que padecen diabetes tienen más problemas con los carbohidratos por la mañana, cuando la resistencia a la insulina es mayor.

La mejor solución puede ser reducir las féculas y los dulces y aumentar el consumo de proteínas.

Algunas sugerencias: tostada integral con un huevo pasado por agua; tostada integral con queso fresco o con jamón cocido; leche descremada con cereales integrales…

Cambiar la flaccidez por firmeza

Últimamente, muchos expertos entre sus recomendaciones para diabéticos mencionan el levantamiento de pesas para el control de la diabetes.

¿La razón? Ese tipo de ejercicio aumenta el porcentaje corporal de músculo, y más músculo y menos grasa supone mejorar la sensibilidad de la insulina (es decir, el organismo necesita menos cantidad de insulina para responder al azúcar presente en la sangre).

Todo ello se traduce en que las personas con diabetes que aumentan la proporción corporal de músculo pueden reducir la ingestión de insulina y, a la vez, controlar mejor el nivel de azúcar.

Controlar el alcohol

Está lleno de calorías vacías. El máximo son 3 bebidas a la semana.

Ser como un reloj

Si tomas insulina o medicamentos que estimulan la producción de insulina (como hacen algunas personas con diabetes del tipo II) puede serte útil hacer ejercicio a la misma hora 3-6 días a la semana (ello facilita el control de azúcar en sangre).

Si no practicas ejercicio cada día, presta especial atención a los días en que lo practicas: puede que necesites reducir la dosis de insulina en un 30%-50%.

En todo caso, consulta al médico al iniciar la práctica de ejercicio para evitar un descenso brusco del nivel de azúcar en la sangre.

Recomendaciones para diabéticos: Reducir el azúcar

Además de evitar el azúcar refinado, hay que tener en cuenta que muchos alimentos procesados bajos en grasa o sin grasa contienen gran cantidad de azúcar refinado (lo añaden para mejorar el sabor).

Caminar todos los días

Los expertos recomiendan dedicar entre 40 y 60 minutos diarios a una caminata rápida. Ese ejercicio no sólo normaliza el peso corporal, sino que corrige la resistencia a la insulina, que es el principal problema en la diabetes del tipo II.

Incluir el cromo en la dieta

Se sabe que el cromo (en la melaza, el hígado, el queso, los mariscos, la yema de huevo, la carne…) ayuda a normalizar los niveles de azúcar en la sangre. Incluso, en muchos casos, este mineral ayuda a prevenir la diabetes del tipo II.

Como la dieta no puede proporcionar el cromo suficiente (ni siquiera en las diseñadas por especialistas en nutrición), lo mejor es incluir un suplemento de cromo de 200 ug. junto con un suplemento vitamínico y mineral.

Apuntarse a las especias

Los habitantes de la India, Paquistán y China llevan siglos empleando especias para tratar la diabetes.

Hoy los expertos han comprobado que la canela y la cúrcuma (presente en el curry) triplican la capacidad de la insulina para metabolizar la glucosa. Una sugerencia: añadir canela a la leche, yogures, natillas, postres…